NEGOCIOS

Asesor espacial de Trump quiere quitar fondos a la NASA para estudios del clima

El cambio climático y su seguimiento es "ciencia politizada" para el nuevo presidente de Estados Unidos.

03/12/2016 11:26 AM CST | Actualizado 04/12/2016 3:28 PM CST
ANADOLU AGENCY VIA GETTY IMAGES

El ex legislador republicano Bob Walker, asesor en jefe en políticas espaciales del presidente electo Donald Trump, aspira a poner fin a la investigación del cambio climático de la NASA y, en su lugar, enfocarse en las investigaciones sobre el "espacio profundo", de acuerdo con una entrevista publicada por el diario británico The Guardian esta semana.

Walker, republicano de Pensilvania, le dijo al diario que él visualiza una agencia espacial que juegue un "papel más exploratorio" durante la administración de Trump, y que le gustaría terminar con lo que define como "ciencia politizada". La NASA es una de las agencias que lideran la investigación sobre el cambio climático con sus mediciones sobre las temperaturas globales, los niveles del hielo en los mares, el volumen de dióxido de carbono en la atmósfera y muchos otros indicadores relacionados al clima.

Mi apuesta es que será difícil detener todos los programas actuales de la NASA, pero los programas futuros deberán ser ubicados en otras agencias. Creo que la investigación sobre el clima es necesaria, pero se ha politizado en exceso, lo cual soslaya muchos de los estudios que han hecho los expertos. Las decisiones de Trump se basarán en una ciencia sólida, no en una ciencia politizadaBob Walker, asesor en jefe en políticas espaciales de Donald Trump

Walker, quien presidió el Comité de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes de EU, no es un miembro del equipo de transición de Trump. Sin embargo, le dijo a la revista Scientific American, que, a pesar de que él no puede predecir qué políticas tomará eventualmente el presidente entrante, su postura se basa en las preocupaciones de que los programas de exploración "fueron robados a fin de concentrarse en ciencias de la Tierra y queremos restablecer el carácter de la NASA en cuestiones que van más allá de la órbita terrestre y en actividades de observación del planeta".

Sus pronunciamientos son la más reciente señal de que un gobierno de Trump será, con toda seguridad, muy malo para el planeta.

El presidente electo ha prometido un rápido incremento en la producción de combustibles fósiles, incluyendo el carbón, y el nombramiento de un conocido negador del cambio climático para encabezar la Agencia de Protección Ambiental, ha irritado a defensores del medio ambiente y científicos. Su aparente elección para el puesto de secretario del Interior no luce mucho mejor ya que ahí se consideran como candidatos a la ex gobernadora de Alaska, Sarah Palin, y al ejecutivo energético Harold Hamm.

A pesar de sus amenazas previas de sacar a EU del histórico acuerdo de París sobre el cambio climático, el pasado jueves, en una entrevista con el New York Times, Trump reculó y afirmó que tiene una "mente abierta" en torno a permanecer en el pacto junto con casi 200 naciones más.

"Vamos a mirar (el acuerdo) con mucha calma", dijo Trump en un encuentro on the record con periodistas del Times. "Es un tema que es interesante debido a que hay pocas cosas en donde se dé más división que en el cambio climático... tengo la mente abierta".

Sin embargo, las primeras historias sobre el cambio radical de Trump (cabe recordar su tuit sobre que el cambio climático es un "cuento" manufacturado por los chinos), erraron al no reportar que el empresario neoyorquino casi de inmediato expresó sus dudas al Times sobre el contundente consenso de que la Tierra se está calentando y de que los humanos son la principal causa.

Saben, el día más cálido que se haya registrado jamás fue en 1890 y tantos, en el 98. Y saben, con ello pueden sacar muchas conclusiones con diferentes puntos de vista (...) Es un tema muy complejo. No estoy seguro que alguien lo vaya a saber alguna vez. Sé que así ha sido y dicen que tienen a la ciencia de su lado, pero asimismo también tienen esos horribles correos electrónicos que se enviaron entre científicos. ¿Dónde fue?, ¿en Ginebra o algo así?, ¿hace unos cinco años? Fue horribleDonald Trump, presidente electo de EU

Como la New York Magazine señaló, un día muy caliente hace más de un siglo no tiene significado alguno en los cambios actuales del clima. La NASA dice (por ahora): "Las condiciones climatológicas son cómo está la atmósfera en un breve periodo de tiempo, y el clima señala la forma en que la atmósfera 'se comporta' en periodos de tiempo relativamente largos".

Cuando James Bennet, del Times, cuestionó a Trump sobre la relación entre los humanos y el cambio climático, dijo que pensaba que "hay cierta conexión", pero luego sugirió que atender el cambio climático podría ser supeditado a intereses económicos.

Hay algo, algo de eso. Depende de qué tanto. También depende de cuánto le va a costar a nuestras empresas. Tienes que entender, nuestras empresas ahora no son competitivasDonald Trump, presidente electo de los Estados Unidos

Diplomáticos en pláticas recientes en la ONU ya han hablado de castigar a EU con una tarifa al carbón o una eventual guerra comercial si Trump se sale del acuerdo de París.



También te puede interesar:

- ONU: El acuerdo de París no es suficiente para evitar los peores efectos del cambio climático

-¡Implementemos el acuerdo de París antes de que sea tarde!

-París, Río y la Ciudad de México se comprometen contra el calentamiento global