VOCES

¡Hagamos que las copas menstruales triunfen!

Compartimos cinco razones por las que sería buena idea incluirlas en nuestra lista de propósitos de año nuevo.

02/12/2016 12:08 PM CST | Actualizado 02/12/2016 12:44 PM CST

Foto: Getty Images.

A estas alturas, supongo que casi todas saben qué es una copa menstrual.

Por si acaso aún no las conocen, les explico: La copa menstrual es un alternativa a los tampones y las toallas sanitarias que se usan durante la menstruación. Para quienes crean que se trata de un invento de los últimos tiempos, y se sorprendan con las cosas que se inventan hoy en día, es oportuno decir que la primera patente de copa menstrual data de los años 30 y lo inventó una mujer, Leona W.Chalmers.

Aunque hay datos de que existían dispositivos parecidos ya a finales del siglo XIX.

Cuentan que la empresa Tampax se fundó al mismo tiempo que aparecieron las copas menstruales; sin embargo, fueron los primeros los que acapararon el mercado. A ello se le sumó que fabricar la copa menstrual no era rentable, lo que provocó que cayera en el olvido hasta más o menos finales de los años 80 cuando surgió la copa menstrual de látex.

La copa menstrual de silicona empezó a revolucionar el mercado y la higiene íntima femenina hasta el año 2000.

No sé cuántas mujeres la usen actualmente —si alguien tiene algún tipo de estadísticas, que me las pase, por favor—, pero cada vez son más las que deciden usar esta alternativa.

¿Por qué usar las copas menstruales?

1. Es una alternativa ecológica que evita el desecho de miles de compresas y tampones por cada mujer que la usa.

2. Es mucho más barata que usar tampones y compresas.

3. Está fabricada en silicona, de manera que no produce sequedad, ni mal olor, ni altera la flora natural de la vagina.

4. No absorbe el flujo menstrual, sino que lo recoge. De manera que es una fuente de autoconocimiento que nos permite observar nuestro flujo menstrual.

5. Se puede usar también para hacer ejercicio, nadar, dormir y hacer cualquier otra actividad de la vida diaria.

Si es tan buena, ¿por qué no la usan todas las mujeres?

Evidentemente, la primera razón es obvia. La copa menstrual no está disponible para todas las mujeres. Ni siquiera las compresas y tampones lo están, porque los productos femeninos se consideran de lujo en muchos países.

¡Como si pudiéramos elegir tener o no tener la regla. Y usar o no usar estos productos!

Otra razón: El desconocimiento. Muchas mujeres no conocen la copa menstrual. Aunque son cada vez menos, y es que el boca a boca está funcionando muy bien y hay cada vez más tiendas y webs que las venden.

Pero hay una razón más importante: Que las mujeres seguimos teniendo reparos en ver, tocar y manipular todo aquello que corresponde a nuestra regla. Nos da asco usar algo que recoge la sangre. Tener que vaciarlo y limpiarlo.

Muchas mujeres me dicen:

"Uggs...y te puedes manchar. Y lo tienes que lavar...".

¡Pues sí! Pero, ¿y qué? es tuyo. Es tu sangre. Es tu regla. ¿Qué problema tienes?

2016-11-28-1480328683-345309-Cosasdechicassinsentimientos4.gif

Seguimos invisibilizando la menstruación. No solo social y culturalmente, sino también a un nivel íntimo. No queremos mancharnos, tocar ni oler la regla. No nos miramos, ni nos tocamos, ni nos queremos manchar.

Y no nos olvidemos de un gran inconveniente para muchas mujeres: La relación que tenemos con nuestras vaginas. Muchas mujeres siguen teniendo grandes reparos en meter algo "ahí".

Y esto no es exclusivo de las copas menstruales. También de los tampones. Aunque los tampones son algo muy común, no crean que todas las mujeres están cómodas usándolos. Seguimos teniendo una idea de que se trata de un tubo por el que si meto algo no lo voy a poder sacar, o un tubo rígido donde me va a doler meter "algo".

¡Ah, pero sí nos cabe en la cabeza utilizar la vagina para meter un pene! Eso sí lo vemos normal.

Mientras las mujeres no dejemos de tener esta relación de odio y desconocimiento con nuestros genitales y nuestra regla, difícilmente las copas menstruales van a pegar el pelotazo y ser utilizadas por la gran mayoría de mujeres. Tenemos un camino muy importante que recorrer.

No le pidamos a la sociedad que normalice los procesos naturales de la mujer. No le pidamos a la sociedad que visibilice la regla. No se lo pidamos si tú no eres capaz de relacionarte con normalidad con tus genitales y con tu menstruación.

¿Tienes una tarea pendiente? ¿Eres de las que le da reparo usar la copa menstrual? Puedes contar tu experiencia. Seguro que nos ayuda a las demás.

Este artículo fue publicado con anterioridad en el blog de salud sexual femenina de la autora.

También puedes seguirla en Facebook

Este artículo se publicó originalmente en El HuffPost.

También te recomendamos:

- Hallaron a Mika, pero ¿y los 28 mil desaparecidos en México?

- Esta galería sobre la vulva es otra muestra de lo bella que es la diversidad

- 13 campañas contra el SIDA que debes recordar