POLÍTICA

El miedo a Trump que podría abrirle camino a Beltrones rumbo a 2018

La propuesta de un gobierno de coalición impulsada por Manlio Fabio busca impedir que se repita un escenario como el de 2006 y dejar a México vulnerable ante el riesgo de Donald Trump.

28/11/2016 1:00 PM CST | Actualizado 28/11/2016 2:20 PM CST
Twitter

Desde su salida de la dirigencia nacional del PRI tras la derrota electoral de 2015, Manlio Fabio Beltrones ha impulsado la propuesta de un gobierno de coalición para impedir que se repita una crisis política como la de 2006 y México quede aún más vulnerable ante el peligro que encierra la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Una propuesta que además pareciera abrirle camino rumbo a la elección presidencial de 2018 en una ruta alterna a la que definirá el PRI.

Quizá por ello, la participación del político sonorense durante la presentación de un libro del historiador Enrique Krauze, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, apenas unas horas después de que el presidente Enrique Peña Nieto diera línea a los militantes del PRI para definir primero el proyecto y después el candidato rumbo a las elecciones de 2018.

Durante su participación en la colección de libros sobre El ensayista liberal, Beltrones dijo que "la gobernabilidad perdida de un sistema político planeado en otras circunstancias, en un México distinto y en un mundo completamente diferente a este" sigue siendo el gran pendiente de la democracia mexicana luego de que tras la alternancia y el regreso de un partido político al poder, "la gobernabilidad sigue fracturada".

Muchos de nosotros pensamos que es la hora de, en el sustento que viene de este esfuerzo liberal, buscar la construcción de la gobernabilidad con un sistema político distinto al que hoy vemos agotado". Manlio Fabio Beltrones

Compartiendo mesa junto a Krauze, el fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, el panista y exsecretario de Gobernación, Santiago Creel, así como los intelectuales José Woldemberg y Jesús Silva-Herzog Márquez, el exlíder nacional del PRI advirtió que el desgaste del sistema político podría derivar en una crisis similar a la que se vivió en 2006.

"No me gustaría en 2018 vivir un escenario parecido al de 2006", apuntó Beltrones, tras recordar la tensión que se vivió en el Senado a la hora de avalar el apretado triunfo del panista Felipe Calderón en medio de acusaciones de fraude por parte del entonces candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador.

"Esto podría llegar a suceder nuevamente. Los partidos políticos tan fragmentados como hoy se encuentran, muy atentos a lo que es el esfuerzo de la construcción de la democracia, de la alternancia que vino junto con ella, del cambio necesario para lograr los objetivos, estamos en posibilidad de vivir nuevamente ese evento. Hay que adelantarnos", apuntó Beltrones.

Y fue justo en ese escenario que Krauze aprovechó la ocasión para hacer un análisis sobre la democracia mexicana que sigue en "obra negra" y cuyo gran pendiente fue retomar ese "aliento social" que en algún momento tuvo el viejo régimen encabezado por el PRI.

"Nos faltó la justicia, el capítulo pendiente del siglo XX fue la justicia, la justicia social y la justicia sin adjetivos. Qué injusto, qué impune, qué corrupto y qué violento es nuestro país", dijo Krauze.

"Tan borrachos estábamos del ideal democrático que nos olvidamos de lo mejor que dejó la Revolución Mexicana, el aliento social", agregó el historiador.

Y luego de dicho análisis vino el espaldarazo hacia Beltrones, en lo que por un momento pareció el destape de Manlio rumbo a 2018 por una ruta alterna a la planteada por el Consejo Político Nacional del PRI.

"Yo fui un adversario y crítico del sistema político mexicano, la presidencia imperial, la dictadura perfecta (...) Ese sistema también tenía aspectos positivos que había que equilibrar", dijo Krauze.

"En la política dejó un legado de herederos, no muchos, yo me atrevería a decir que pocos, con auténtica visión de Estado, con experiencia, con sentido de responsabilidad y sobre todo, alertas a las necesidades de cambio que tiene México en los aspectos estructurales y económicos y políticos. Y en esa visión de estadista, de un observador que ve la política no a ras de suelo sino con auténtico vuelo, destaca Manlio Fabio Beltrones", añadió Krauze.

Pero el historiador fue aún más allá al advertir la necesidad de realizar cambios en el sistema político mexicano frente a la amenaza que representa Donald Trump.

"La democracia mexicana corre peligro real luego de que un psicópata, racista, antimexicano llegará a ser presidente de los Estados Unidos de manera increíble. Este país tiene que sacar lo mejor de sí para enfrentarlo y podemos hacerlo".Enrique Krauze

"Frente al peligro que se cierne sobre nosotros y que no esperábamos, y en verdad, abramos los ojos, porque es una nueva era, necesitamos esa unión patriótica y también un arreglo político distinto que cree gobernabilidad", indicó.

En un sentido similar, el politólogo José Woldemberg explicó que en México "los nutrientes más fuertes del desencanto son cuatro": una economía que no crece, el crecimiento de la desigualdad, la corrupción y la violencia.

¿Queremos un presidente fuerte o un gobierno que funcione?

"Luego de una transición democrática que ha dado los frutos que están a la vista, tenemos que pensar cómo somos capaces de fortalecer lo que hoy se está desgastando y erosionando, porque el aprecio por los partidos, los políticos, los congresos y los gobiernos viene a la baja de manera marcada, pero todos deberíamos saber que sin gobierno, sin congreso, sin partidos y sin políticos, simplemente no hay democracia", dijo Woldemberg.

"En los hechos, la transición produjo gobiernos débiles, de minoría política, gobiernos que tenían que lidiar con una mayoría enfrente, opositora, pero no una mayoría estable, sino fragmentada de la oposición", añadió por su parte el panista Santiago Creel, quien consideró que la división al interior de los partidos políticos es otro problema que enfrenta México para construir dicha gobernabilidad.

ASSOCIATED PRESS

Desde su salida de la dirigencia nacional del PRI tras la derrota en las elecciones intermedias de 2015, Beltrones ha sido visto en una serie de reuniones y foros con políticos de otros partidos como el PRD y PAN, con el fin de promover un sistema de coaliciones como una alternativa para construir gobernabilidad en un país fragmentado política y socialmente.

La fuerza "independiente" de Castañeda en su reunión con Beltrones

Un escenario que, aunado a los temores que trae consigo la llegada de Trump a la Casa Blanca, pareciera abrir el camino para que Beltrones pueda volver a figurar en los primeros planos de la política nacional uniendo fuerzas con grupos de otros partidos políticos y capitalizando el descontento que existe al interior del PRI contra el grupo encabezado por el presidente Peña Nieto.

Un escenario que podría abrirle la puerta a Beltrones para competir por la presidencia de la República en 2018 aun cuando sus enemigos lo daban por muerto tras su salida de la dirigencia nacional del PRI.