ENTRETENIMIENTO

La celebración puede esperar, estas hermanas se abrazan tras enfrentarse en el campo de futbol

La Selección Mexicana perdió, pero ganó el amor de hermanas.

27/11/2016 9:31 PM CST | Actualizado 28/11/2016 12:41 AM CST

FIFA via Getty Images
Sabrina Flores de la Selección de Estados Unidos y Mónica Flores de la Selección Mexicana durante el encuentro femenil que se jugó en Nueva Guinea.

La Selección Mexicana Femenil Sub 20 se quedó fuera de la Copa Mundial tras perder ante el equipo de Estados Unidos. Pero en ese partido no sólo se enfrentaban mujeres futbolistas que buscaban el triunfo y el pase a la siguiente ronda; también jugaban las hermanas Mónica y Sabrina Flores.

Nacidas el 31 de enero de 1996 en Nueva Jersey, Mónica y Sabrina son hijas de padre mexicano y madre estadounidense. Tienen los ojos color miel, el pelo chino y estudian en la Universidad de Medicina de Notre Drame.

Una de las cosas que las diferencia es que Sabrina juega para Estados Unidos y Mónica para México.

Antes del enfrentamiento, enfundada en su jersey verde, Mónica había dicho: "Es curioso que suceda esto (tener a su hermana como rival), pero no importa, yo siempre voy a dar todo lo que tengo que dar sin que nada me importe. Este partido lo voy a tomar como un desafío más; realmente no me importa quién esté del otro lado".

Fue en el encuentro que se jugó en Papúa Nueva Guinea, cuando las hermanas se enfrentaron oficialmente. Lamentablemente, tras unos dramáticos minutos finales, el tricolor perdió: dos goles contra uno.

Fue cuando sonó el silbatazo que anunciaba el fin del partido que las hermanas se encontraron en el campo, Mónica no podía dejar de llorar y su hermana —que estrenaba titularidad en este encuentro— se acercó para darle palabras de aliento. Fue hasta después de consolarla que se acercó a sus compañeras para celebrar.

El momento provocó eco en redes sociales:

Facebook

A pesar de la derrota, Mónica publicó en Twitter:

En enero pasado, Mónica publicó en su Instagram varias imágenes con las que felicitaba a su hermana y "más fiel compañera del crimen", y agregaba que en ese primer cumpleaños que pasaban separadas se daba cuenta de que sin ella no sería ni una pizca de la persona que es.

También te puede interesar:

- Una batalla de la que Fidel huyó

- 6 años de matrimonio Peña-Rivera y una sola pregunta

- El amargo adiós a Renato López