POLÍTICA

Micompu.mx, otra pifia de la SEP

Reconoce la dependencia que falló la implementación del programa que presumió con bombo y platillo en 2013.

20/11/2016 9:00 AM CST | Actualizado 20/11/2016 11:17 AM CST

Cuartoscuro.
Emilio Chuayffet Chemor era titular de la SEP cuando se lanzó el programa.

El programa Micompu.mx, el cual arrancó el 30 de octubre de 2013, y que consistía en dotar de una computadora portátil a 240 mil niños de quinto y sexto grados de primaria de escuelas públicas en los estados de Colima, Sonora y Tabasco, falló.

Así lo reconoció la Secretaría de Educación Pública (SEP), al señalar que no se dio la correcta capacitación a docentes, que careció de soporte técnico, monitoreo y evaluación, publicó el diario Reforma el pasado 9 de noviembre.

El programa, según su propia página web –la cual aún está activa--, buscaba contribuir a la mejora de las condiciones de estudio de los niños, actualizar las formas de enseñanza y reducir las brechas digitales.

Aún en vilo nuevo modelo educativo en México

La primera fase del programa, que echó a andar Emilio Chuayffet Chemor cuando era titular de la SEP, pretendía dotar de una computadora portátil a todos los niños de quinto y sexto grados de primaria de escuelas públicas en los estados de Colima, Sonora y Tabasco.

Las computadoras tenían precargados contenidos educativos y culturales elaborados por la Secretaría de Educación Pública y otras instituciones públicas como la Comisión Nacional para el Conocimiento y uso de la Biodiversidad (CONABIO), el Consejo Nacional de Ciencia Y Tecnología (CONACYT), el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), la Fonoteca Nacional, entre otras.

El plan piloto, que arrancó el 30 de octubre de 2013 cuando el presidente Enrique Peña Nieto entregó los primeros equipos de cómputo, tuvo una inversión de 753 millones de pesos.

Cuentas alternas de Nuño y SEP en cese de profesores

5 cosas que la SEP debería aprender de esta escuela en Japón