POLÍTICA

México amarró su economía al TLCAN y ahora sufre por el efecto Trump

Expertos coinciden en que la salida de Estados Unidos del TLCAN sería desastrosa para México, ya que toda la política económica del país está anclada a dicho acuerdo, a pesar de arrojar resultados negativos.

17/11/2016 12:30 PM CST | Actualizado 17/11/2016 1:30 PM CST
Bloomberg via Getty Images

Aunque los números señalan que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha sido negativo para la economía mexicana, la salida de Estados Unidos del acuerdo comercial tendría consecuencias desastrosas para México. Y esto se debe a que toda la política económica del país en los últimos 30 años se construyó alrededor de dicho acuerdo, con lo cual, México perdió margen de maniobra para contrarrestar el efecto Donald Trump tras su llegada a la presidencia de Estados Unidos.

De acuerdo con expertos, esto se debe a que tras la firma del TLCAN, México apostó por un modelo exportador de maquilas que acabó con la industria nacional y explica en buena medida la concentración de la riqueza en pocas manos, generando así un estancamiento económico que hoy debe revisarse a fondo ante la posible renegociación del acuerdo comercial, según lo planteado por Trump.

"Toda la política macroeconómica y el marco institucional que hemos diseñado en los últimos 30 años está acotado a convenios que hemos suscrito en términos de comercio internacional. Si ustedes quieren generar contenido nacional, a través del gasto público, los denuncian ante el TLCAN. Por lo tanto, sí hay una consecuencia de haber hecho una arquitectura de política comercial a través de tratados de libre comercio", afirma José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Las promesas comerciales de Trump se pondrán pronto a prueba

De acuerdo con el especialista, el problema de fondo tiene que ver con que "no importa que exportes mucho, lo que importa es el valor agregado que hay detrás de eso". Y el hecho de que, a raíz de la firma del TLCAN, México haya apostado por ser un país maquilero donde se genera poco valor agregado a las mercancías que produce, explica buena parte del estancamiento económico del país, asociado a una baja productividad.

Cifras del INEGI señalan que prácticamente todos los sectores de la economía de México, salvo el sector de "información en medios masivos" arrojan un saldo negativo o un crecimiento raquítico menor al 1% entre 1991 y 2014, lo cual está asociado al poco valor agregado que generan las manufacturas de exportación, para las cuales, se importa un gran número de materias primas provenientes de Asia. Una situación que explica cómo es que el modelo exportador no ha detonado el crecimiento de los otros sectores de la economía nacional.

INEGI
Las claves del INEGI corresponden a los siguientes sectores: 11 Agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza; 21 Minería; 22 Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final; 23 Construcción; 31-33 Industrias manufactureras; 43 Comercio; 48-49 Transportes, correos y almacenamiento; 51 Información en medios masivos; 52 Servicios financieros y de seguros; 53 y 55 Servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles y corporativos; 54 Servicios profesionales, científicos y técnicos; 56 Servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación; 61 Servicios educativos; 62 Servicios de salud y de asistencia social; 71 Servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos; 72 Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas; 81 Otros servicios excepto actividades gubernamentales; 93 Actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales.

"Durante estos más de 20 años, México ha tenido superávit comercial con Estados Unidos, pero un déficit comercial con el resto del mundo porque parte de las cadenas globales de valor de la plataforma manufacturera electrónica y de otros sectores, se ha alimentado de insumos provenientes de China, Corea del Sur y Japón. Esto alimenta un déficit estructural vinculado a insumos, tecnología, maquinaria y servicios que se manifiesta por esta desigualdad en la relación con Estados Unidos", señala Jorge Calderón Salazar, economista por la UNAM.

IDIC

El catedrático de la Facultad de Economía sostiene que una renegociación del TLCAN podría presentar una oportunidad única para México a la hora de revertir la erosión que dicho acuerdo trajo a sectores como el agropecuario.

"Trump ha hablado reiteradamente de pérdida de empleos por la desindustrialización, pero no se ha hecho hincapié de la pérdida de millones de empleos del sector agropecuario mexicano por el desmantelamiento de la infraestructura agrícola en nuestro país", señala el experto.

Ojalá que México sí renegocie el TLCAN en el rubro de alimentos procesados

En este sentido, Carlos Rozo, investigador de la UAM Xochimilco, también considera que con la firma del acuerdo comercial México se ató de pies y manos a la hora de implementar medidas necesarias para protegerse de una posible recesión económica ante una posible salida de Estados Unidos del TLCAN, a la hora de imponer restricciones para controlar la salida de capitales, fenómeno que tienen a su vez un impacto en la caída del peso frente al dólar y la inflación.

Hay que tomar en cuenta que los costos del TLCAN han sido mayores que los beneficios. Los costos son más amplios, afectan a mayor parte de la población, mientras que las ganancias benefician a poca parte de la población, particularmente a las empresas trasnacionales". Carlos Rozo, investigador de la UAM Xochimilco.

"El efecto negativo que ha tenido el TLCAN es claro. La volatilidad del tipo de cambio es resultado del propio candado. No nos permite poner restricciones a los flujos de capital, aún cuando todo el mundo, incluyendo el FMI, ya lo aceptaron como una medida correspondiente a los países en desarrollo. ¿Por qué ese espíritu para mantenerse dentro del tratado cuando vemos que no es incompatible tener un cierto grado de comercio con una forma más adecuada de orientar el desarrollo nacional sobre la base del mercado interno?", cuestiona Rozo.

ASSOCIATED PRESS

Aunque otros expertos como Luis Foncerrada, director Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, consideran que los efectos del libre comercio han sido benéficos para el país, también coincide en que mantenerse o no dentro del TLCAN por sí mismo no podrá revertir los muchos problemas de la economía mexicana, tales como la falta de inversión.

"Tampoco podemos seguir simulando. Efectivamente, el tema del TLC no es un tema desvinculado de la realidad nacional y yo creo que hay que empezar por lo primero, que es resolver bien las cosas dentro de nuestro país", señala Foncerrada. "Claro que tendrá un costo si lo perdemos, pero primero lo primero", agrega.

¡El TLCAN sí sirve! Y empresarios mexicanos tratarán de explicarlo a Trump

Pero no sólo eso, ya que aún cuando la renegociación del TLCAN puede implicar "abrir la caja de Pandora", los expertos coinciden en que una eventual salida del acuerdo comercial también traería efectos negativos para Estados Unidos, aún con las políticas proteccionistas que ha tratado de implementar el vecino país del norte ante la pérdida de empleos en estados industriales como Michigan, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin. Una política proteccionista que de hecho ya ha sido impulsada por el presidente Barack Obama.

El simple hecho de revisar el TLCAN traerá problemas a México en todos los niveles

"Lo que está planteando Trump de frenar importaciones injustas, prácticas de comercio inequitativas y regresar empleos a Estados Unidos en manufacturas no es nuevo. El presidente Obama frenó importaciones de México en ciertos sectores, hizo un programa junto con el MIT y directores de empresas para recapturar las manufacturas, así que lo que debemos tener muy claro es que Estados Unidos ha ido hacia el proteccionismo, únicamente Trump lo está llevando al extremo", añade José Luis de la Cruz.

Pero aún con dichas políticas proteccionista, los Estados Unidos no podrán revertir los efectos de una economía global donde los países asiáticos juegan un papel fundamental.

"Va a tener efectos negativos para México, para el mundo, para el resto de la economía internacional, sí, pero también para Estados Unidos, porque no se va a dar como efecto del neoproteccionismo una reindustrialización donde se han perdido más de 6 millones de empleos en Estados Unidos. Trump identifica a los mexicanos como culpables cuando son procesos de reorganización industrial donde China, Corea del Sur y Japón han tenido un papel fundamental", concluye Jorge Calderón.

::.