NEGOCIOS

Las promesas comerciales de Trump se pondrán pronto a prueba

El TLCAN será la prioridad del nuevo presidente de Estados Unidos desde el 1 de enero del 2017, por encima de los problemas migratorios.

16/11/2016 12:21 PM CST | Actualizado 16/11/2016 1:19 PM CST

Donald Trump en parte ganó la elección presidencial en Estados Unidos por prometer que va a impedir que las compañías de manufactura se lleven empleos a México.

Trump dijo que pudo convencer a Carrier, un fabricante de equipo de aire acondicionado, de que detuviera sus planes de crear algunos empleos en México bajo la amenaza de que impondría un impuesto de 35% a los productos que la empresa fabrique en ese país y que quiera vender en EU.

"Y saben qué va a pasar?", dijo Trump en julio de este año. "No van a mover (esos empleos)".

Sin embargo, Carrier y Rexnord Corporation, otra firma que dice que va a cerrar una planta en EU para montarla en México, no han dado señales de que detendrán sus planes ahora que Trump es presidente electo. Rexnord declinó hacer comentarios en tanto que Carrier dijo que está tratando de "facilitar la transición" a los empleados que perderán su trabajo.

Ford quita a Detroit producción de autos pequeños y la pasa a México

Chuck Jones, presidente del capítulo local del Sindicato de Trabajadores del Acero (USW, por sus siglas en inglés) en Indianápolis, Indiana, afirmó que los planes de Carrier y Rexnord son para mediados del próximo año.

"El presidente Trump tuvo el tiempo suficiente para detenerlos a ambos", dijo Jones, quien representa a trabajadores en ambas compañías. "Pero no tengo esperanzas".

Aún no es claro cómo va a proceder la administración Trump. Uno de los problemas con los impuestos a las importaciones desde México de las empresas estadounidenses es que violarían el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que elimina las tarifas en productos comercializados entre EU, Canadá y México.

Pero durante la campaña, Trump prometió renegociar el TLCAN, al que definió como un acuerdo terrible. Y un documento que CNN obtuvo del equipo de transición de Trump el martes señala que su administración podría considerar renegociar el tratado e inclusive retirarse por completo.

La administración Trump podría revertir décadas de políticas comerciales conciliatorias. Los nuevos acuerdos comerciales serán negociados para proteger los acuerdos de los trabajadores y las empresas estadounidenses primero.Equipo de transición de Donald Trump, documento registrado por CNN.

Las políticas comerciales de Trump constituyen un enorme rompimiento del establishment del Partido Republicano y podrían allegarse un apoyo considerable del sindicalismo. En una carta a Trump, el presidente del USW, Leo Gerard, dijo que el sindicato, que había dado su apoyo a Hillary Clinton, candidata demócrata, está listo para trabajar con su administración.

"Los trabajadores, sus familias y sus comunidades han sido castigados por propuestas diseñadas e implementadas por las élites económicas", dijo Gerard en la carta que envió el 10 de noviembre, dos días después de la elección presidencial.

Hay tremendas oportunidades de revitalizar el sector manufacturero nacional que incluyen modificar las políticas comerciales fallidas que han devastado nuestra industria y trabajadores, así como la reparación y mejora de nuestros sistemas de infraestructura más relevantesLeo Gerard

Trump podría sacar a EU del TLCAN con un simple aviso de seis meses de anticipación, esto, según un muy citado análisis de Gary Hufbauer, del Instituto Peterson de Economía Internacional. Posteriormente, debido a que el Congreso ha delegado mucha autoridad en los presidentes los años pasados, no hay mucho que los legisladores pudieran hacer para evitar que Trump alzara las tarifas.

"Los ciudadanos de EU y las empresas no deberían confiar que las cortes o el Congreso los escuden de las consecuencias de las amenazas de Trump si es que decide avanzar en ello", escribió Hufbauer en su reporte de septiembre.

Además, las nuevas tarifas podrían resultar negativas. Otro análisis del Instituto Peterson demuestra que las propuestas comerciales de Trump podrían detonar respuestas en contra con aranceles en otros países, "generando una guerra comercial que podría causar una recesión en la economía de EU y que costaría la pérdida de millones de empleos estadounidenses".

¡El TLCAN sí sirve! Y empresarios mexicanos tratarán de explicarlo a Trump

Algunos de los críticos de Trump han señalado que, como presidente, no cumplirá las promesas que hizo como un candidato externo. El equipo de transición de Trump, por ejemplo, está muy bien acompañado por cabilderos de Washington a pesar de que él prometió que iba a "limpiar el pantano" en la capital de EU.

El líder del equipo de transición en términos comerciales, de acuerdo a una lista que circuló la semana pasada, es Rolf Lundberg, quien trabajó previamente en la Cámara de Comercio de EU. A la Cámara, el principal grupo empresarial que gasta en cabildeo en Washington, .

American Bridge, un centro de estudios para los demócratas, señaló que James Carter, otro de los cabilderos en el equipo de transición, trabaja para Emerson Electric, una empresa que ha dado contratos de producción en México por años.

La presidenta de American Bridge, Jessica Mackler, dijo en una declaración enviada por correo electrónico, que Trump no cree en su propia retórica. "A él sólo le interesa llenar su administración con cabilderos y con los peces gordos ejecutivos que van a enriquecer más a Trump y Wall Street a expensas de las familias trabajadoras".

Sin embargo, tampoco es nuevo que un presidente del Partido Republicano chapotee en el proteccionismo. El expresidente George W. Bush impuso aranceles al acero en 2002 en respuesta a un aumento en las importaciones que provocaron una caída en los precios y dañaron la industria acerera local. Bush retiró los aranceles un año después ante las presiones internacionales.

Dean Baker, un economista del Centro de Estudios de Economía y Políticas, una organización liberal que ha investigado los efectos negativos que el comercio ha infligido a los trabajadores estadounidenses, dijo que las tarifas impuestas por Bush fueron benéficas.

"Le dieron a la industria del acero espacio para respirar que de otra forma no lo hubieran obtenido", dijo Baker.

También te puede interesar:

- Peñoles y Cemex desmienten con cifras el discurso de Trump

-Hacienda muestra todo su 'arsenal' para defender al peso de la victoria de Trump

- Dice Hacienda que el TLCAN y tus viajes a EU están intactos


-