WELLNESS

Comerse la placenta es más novedad que otra cosa

No les creas a las Kardashian.

14/11/2016 6:46 PM CST | Actualizado 15/11/2016 7:37 AM CST

Getty Images/iStockphoto

Si sigues de cerca la vida de algunas celebridades, te habrás dado cuenta que varias se comen su placenta tras el embarazo para "recuperar nutrientes". Kim Kardashian y sus hermanas, por ejemplo, son fanáticas de este trend.

Sin embargo, un estudio realizado en 23 mujeres y publicado en el Journal of Midwifery & Women's Health, descubrió que, cuando se trata de hierro, siempre es mejor tomar suplementos y llevar una buena dieta que comerse la bolsa que envolvía a tu bebé.

El estrés puede ser tu peor enemigo si buscas embarazarte

Durante las primeras tres semanas después del parto, a una parte de las mujeres se les dio su propia placenta deshidrata en cápsulas, mientras a otras se les dio un placebo. "Los seguidores de la placentología humana reportan que la placenta encapsulada es una fuente excelente de hierro. Nuestro estudio comparó la ingesta de placenta encapsulada en relación con los niveles de hierro en el pos parto, contra los de un placebo de carne deshidratada", se lee en la investigación.

Para medir su nivel de hierro en la sangre, se les hizo una serie de análisis, los cuales decepcionarán a muchas de las que creen firmemente en los beneficios del consumo de placenta.

"Los resultados no revelaron diferencias significativas en el nivel de hierro entre las mujeres que tomaron el suplemento de placenta (10) y las que tomaron el placebo (13). Un nivel más alto de concentración de hierro se encontraba en la placenta encapsulada (0.664 mg/g) comparado con el placebo (0.093 mg/g)", asegura el estudio. Al final, la placenta encapsulada sólo ofreció el 24% de la dosis diaria recomendada.

Esta tremenda sonrisa pondrá emocionales a todos los papás del mundo

La investigación sugiere que, como el consumo de placenta encapsulada no alcanza los niveles de hierro necesarios al día, las mujeres con deficiencia de este nutriente después del embarazo no deberían confiar en el consumo de placenta como única fuente de hierro.

Pero eso no es todo, pues también lamentamos decirte que consumir placenta tampoco trae otros beneficios importantes a la salud de la mamá o su bebé, de hecho hasta podría ser un poco peligroso, según contó el doctor James Ducey a Health.com

Ducey, quien dirige el departamento de obstetricia del hospital de la Universidad de Staten Island en Nueva York asegura: "Hay muy pocos beneficios de consumir placenta con respecto a otras proteínas y grasas animales. La mayoría de los nutrientes se romperán durante la digestión y existe riesgo de infección si ésta se encuentra contaminada con bacterias de la vagina".

También te puede interesar:

- Embarazarse en la menopausia: el "milagro" de Janet Jackson

- Esta partera ha atendido a más de mil 500 mujeres mayas

- Famosas que han enfrentado un aborto