POLÍTICA

'Nunca le digas a una mujer...' o sobre el lenguaje misógino y sexista y los estereotipos

¿Por qué insistimos en reproducir esto?

09/11/2016 6:43 PM CST | Actualizado 14/11/2016 12:57 PM CST

Getty Images

En Estados Unidos acaba de resultar vencedor en las urnas un individuo que se caracterizó por su discurso misógino y sexista. Todo el mundo puso el grito en el cielo cuando los resultados se tornaron en favor de Donald Trump. Sin embargo, esa misma mañana del 8 de noviembre en México se viralizaba el hashtag #NuncaLeDigasAUnaMujer.

Mientras en redes sociales seguimos quejándonos de todo lo malo que suponemos llegará con Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos, olvidamos la problemática que existe en México en torno a las mujeres.

El Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ha contabilizado 57 millones 481 mil 307 mujeres; de ellas, nueve de cada 10 perciben discriminación de la sociedad mexicana. Lo anterior sin mencionar el tema de los feminicidios que, según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, en la República Mexicana son asesinadas siete mujeres al día.

El tema de la misoginia, el sexismo y los estereotipos basados en género "han permanecido a lo largo del tiempo y están enraizadas en la sociedad y en las instituciones, moldeando las conductas y las reglas sociales de trato entre los sexos", según señala el Conapred en su ficha temática de discriminación hacia las mujeres.

Para ejemplo, expresiones como:

El problema de la discriminación hacia las mujeres está desde en la forma en la que hablamos y en cómo nos referimos a otras mujeres; por ejemplo, este martes se viralizaron las declaraciones del magistrado presidente de la Sala Regional Xalapa del TEPJF, Juan Manuel Sánchez Macías: "Estoy de acuerdo con la paridad, pero que lleguen por capacidad intelectual y no por tener nalgas exquisitas".

El tuit generó respuestas

El Instituto Nacional de las Mujeres no podía dejar de opinar al respecto. Reprobó el lenguaje misógino y sexista y demandó respetar el derecho de las mujeres a una vida sin violencia: "Creemos que su vocabulario irrespetuoso y soez, (refiriéndose al cuerpo de las mujeres) no sólo es violatorio de nuestro marco jurídico, sino que se trata de un acto de violencia política; de atentado a los derechos humanos de las mujeres, por su condición de género".

El Inmujeres solicitó una disculpa pública que el magistrado Sánchez Macías ya emitió.

Con lo anterior se evidencia cuánto urge un cambio cultural que termine con estos señalamiento. Como parte de este esfuerzo existen las "Recomendaciones para el uso incluyente y no sexista del lenguaje" que se publicó en 2005. Este documento exige la transformación de "las prácticas culturales que discriminan a las mujeres y que representan obstáculos para el ejercicio de los derechos humanos".

En él se exponen alternativas a nuestra forma de expresarnos, de las que muchas veces ni siquiera advertimos su implicación sexista.

gob.mx/

Sin embargo, no todo está perdido. No, mientras podamos leer este tipo de tuits en redes sociales.

También te puede interesar:

- Para muchas, haber votado por una mujer que puede ocupar la presidencia de EU fue lo mejor del mundo

- Sexo o alegría: la última ilusión óptica que te dirá mucho de ti mismo

- 22 Celebridades negras que han apoyado públicamente a Hillary Clinton