INTERNACIONAL

Los conservadores derrotan a las encuestas... otra vez

El triunfo de Trump en la elección presidencial de Estados Unidos demostró las deficiencias de las encuestas de opinión en momentos decisivos.

09/11/2016 12:33 AM CST | Actualizado 09/11/2016 1:39 AM CST
Carlo Allegri / Reuters

Las encuestas se volvieron a equivocar. Hace unos meses ocurrió con el Brexit en Reino Unido, luego con el referéndum en Colombia, y ahora en la elección presidencial de Estados Unidos. Tres casos en que los grupos conservadores derrotaron a los pronósticos que arrojaban las encuestas.

Un día antes de la elección presidencial que a la poste sería ganada por el republicano Donald Trump, 19 de las 21 encuestas más importantes de Estados Unidos daban el triunfo a Hillary Clinton, según datos publicados en el sitio Real Clear Politics. Pero la realidad suele ser más compleja de lo que muestran los números.

Hasta el cierre de este artículo, Trump llevaba una ventaja de 276 colegios electorales contra solo 218 de Hillary Clinton. Una cifra que evidencia una cómoda ventaja del candidato republicano.

Los latinos, los negros y las mujeres, tres sectores a los que apostó la campaña de los demócratas, simplemente sucumbieron ante el voto de los electores blancos que de algún modo se vieron reflejados en el discurso racista e incoherente promovido por Trump.

Pero esta no es la primera vez que las encuestas electorales se equivocan de manera rotunda. Hace unos meses, durante la votación para determinar si Gran Bretaña se mantenía o abandonaba la Unión Europea, las encuestas el día previo a la elección daban una ligera ventaja a la permanencia en el acuerdo continental, pese a lo cerrado de las estimaciones. Tal fue el caso de la encuesta realizada por el Daily Mail, que daba una ventaja de seis puntos a la permanencia, con un 48%, frente a un 42% en contra. Algo similar ocurrió con las encuestadoras Opinium y TNS, que daban una ligera ventaja a pesar del gran número de indecisos.

Al final, los resultados de la votación indicaron que el 51.9% de los votantes británicos se pronunciaron por abandonar la Unión Europea frente a un 48.1% partidario de permanecer. Un acontecimiento que además de provocar la renuncia del primer ministro británico, David Cameron, provocó una debacle económica mundial ante el nerviosismo de los mercados internacionales.

La justicia británica establece que el Parlamento debe aprobar el 'Brexit'

Otro caso en que las encuestas se equivocaron ocurrió con el plebiscito convocado en Colombia para decidir si el gobierno de Juan Manuel Santos debía firmar la paz o no con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Desde julio hasta finales de septiembre, 13 de 14 encuestas más importantes de Colombia daban una ventaja al Sí. Las últimas tres encuestas, publicadas unos días antes de la elección, daban un amplio margen al Sí, tal como ocurrió con la Revista Semana (Sí:66%-No:34%), Caracol Radio (Sí:62%-No:38%) y El Tiempo (Sí:55%-No:36%).

Al final, el Sí obtuvo 49.79% de los votos frente a 50.21% del No, según las votaciones oficiales del 2 de octubre. El resultado cayó como un balde de agua helada, luego de que grupos conservadores encabezados por el expresidente y actual senador, Álvaro Uribe.

Y México no fue la excepción, ya que en la elección presidencial de 2012 encuestas como la de Milenio GEA-ISA daban hasta 18% puntos de ventaja a Enrique Peña Nieto por encima de su más cercano perseguidor, Andrés Manuel López Obrador, aún cuando el resultado oficial fue de 38.21% para Peña y 31.59% para el candidato de las izquierdas. Una diferencia de apenas 6.62% que se quedó muy lejos de lo pronosticado por la referida encuesta, situación por la cual, incluso el grupo Milenio tuvo que pedir disculpas públicas.

Ejemplos que evidencian una cosa: las encuestas no son infalibles y la realidad suele superar los pronósticos de los gurús de la opinión pública.