INTERNACIONAL

¿Qué nos espera con el nuevo inquilino de la Casa Blanca?

A pesar del discurso, nuestras economías siguen estando profundamente ligadas y hay retos comunes que se deben solucionar de manera conjunta.

08/11/2016 8:51 AM CST | Actualizado 08/11/2016 9:47 AM CST
Carlos Jasso / Reuters

No cabe duda que las elecciones presidenciales en Estados Unidos son de gran relevancia en el mundo entero. Pero México en especial, se ha visto y se verá afectado con los resultados de las elecciones de este 8 de noviembre, y no es solo una cuestión de compartir 3184 kilómetros de frontera, ambos países también tienen fuertes vínculos económicos y problemas en común como la migración y el narcotráfico.

Como nunca antes en la historia, México fue un tema clave en la contienda hacia la Casa Blanca. El candidato republicano, Donald Trump, basó sus discursos en un sentimiento racista y xenófobo en contra de los migrantes, en especial los mexicanos a quienes llamó "asesinos y violadores".

No solo eso, también ha propuesto construir un muro entre los dos países para frenar la inmigración, y en el aspecto económico ha dicho que en caso de ganar la presidencia, obligaría a renegociar el Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN).

Es importante recordar que la candidata Hillary Clinton entiende que la relación entre México y Estados Unidos es esencial para ambos. Así como aseguró en exclusiva para Huffington Post que "nuestras economías y nuestras culturas están altamente integradas. Y que las décadas de inmigración han fortalecido nuestros lazos familiares".

Aunque Estados Unidos sea nuestro primer socio comercial, México es el tercer socio comercial para Estados Unidos. Una renegociación del TLCAN no solo afectaría a México sino también a nuestro vecino del norte. Además, las empresas mexicanas, según la revista Foreign Affairs, han generado más de 123,000 empleos estadounidenses y han invertido 17 600 millones de dólares en Estados Unidos.

Después de más de 20 años de integración económica, adoptar un modelo proteccionista solo afectaría el flujo de productos y los beneficios obtenidos mediante el comercio, provocando así una posible desaceleración económica. En este caso, México tendría que replantear su política exterior y considerar un fortalecimiento de relaciones comerciales con otros mercados como el chino o el europeo.

La propuesta de Trump de construir un muro fronterizo también es ineficiente y perjudicial para ambos, pues solo en lo que va de 2016, 346 millones de dólares en productos han cruzado la frontera.

Solo basta con ir a la frontera para ser testigo de la cantidad de mexicanos que la cruzan legalmente todos los días para tener un mejor sueldo. Pero lo que es aún más importante es que esto no solo beneficia a los mexicanos, que buscan mejorar la situación económica de su familia, sino que también los que los contratan se benefician con personas trabajadoras que al final producen ganancias a sus negocios y empresas.

ASSOCIATED PRESS

Si lo que se quiere es frenar la migración ilícita, se necesitan mejores mecanismos de control fronterizo y no un muro. Sobre este aspecto, parece que la candidata demócrata y ex Secretaria de Estado, Hillary Clinton, parece entender y valorar la importancia que tiene nuestro país y ha propuesto una reforma migratoria comprensiva.

"En mis primeros 100 días como presidenta presentaré ante el Congreso un proyecto de ley que incluya una ruta hacia la ciudadanía, que desatore el retraso en las visas familiares, y que fortalezca nuestra economía", le dijo la candidata demócrata algunos meses atrás al HuffPost México.

Trump se equivoca al decir que la migración hacia Estados Unidos ha aumentado, según Pew Research Center, el flujo de inmigrantes que cruza la frontera ha disminuido considerablemente en los últimos años. Y casi el mismo número de mexicanos que van al país del norte, también regresan e incluso muchos latinoamericanos ya están regresando a su país de origen.

Cuando parecía que Hillary Clinton la tenía fácil y que cada vez las probabilidades de ganar eran mayores, nuevos reportes del FBI hicieron temblar hasta a los mercados mexicanos con las encuestas que estrechaban la ventaja que solía tener Clinton con respecto a Trump.

Sin embargo, los efectos de esta elección y el daño, aunque Trump no llegue a la Casa Blanca, ya está hecho. Lsas declaraciones del candidato republicano han hecho evidentes los sentimientos de supremacía racial de sus electores --principalmente blancos de clase media, que se sienten amenazados por los mexicanos-- y lo que es aún peor, los ha profundizado, acrecentando así los prejuicios que ya se tienen de los mexicanos en la sociedad estadounidense.

En respuesta a esto, el gobierno mexicano debe tomar acciones para defender a los mexicanos, así como proteger sus intereses económicos. Como opinaba el ex embajador Miguel Basáñez "se debe empoderar a la diáspora, dándole nacionalidad a quienes pueden obtenerla y registrarse para votar a quienes pueden hacerlo".

México y varias organizaciones latinas en Estado Unidos han empoderado a sus connacionales y los han incentivado a votar, pues esto no solo sirve para defender los intereses de los latinos en Estados Unidos, sino para crear un precedente histórico de la importancia del voto hispano en las elecciones estadounidenses. Prueba de ello es la participación que ya tuvieron en la votación temprana, solamente en el estado de Florida, hubo un incremento del cien por ciento de participación latina en comparación con las elecciones de 2012.

También te puede interesar:

- Si pudieran, los mexicanos también votarían por Hillary Clinton

- El discurso de Trump, incluso más radical que Hitler: UNAM