WELLNESS

Un virus y ratones borrachos: la posible cura para el alcoholismo

Para decirle adiós a este vicio.

28/10/2016 9:52 AM CDT | Actualizado 28/10/2016 10:56 AM CDT

Getty Images/OJO Images RF
Scientist watching mice in laboratory

¿Un virus curando el alcoholismo? Esto podría ser posible en un futuro gracias a varios investigadores.

Y es que un grupo de investigadores de Texas A&M University Health Science Center ha hecho ciertos descubrimientos sobre el comportamiento del cerebro con unas copitas encima. Uno de ellos es que la presencia de alcohol cambia la forma en que la información es procesada a través de neuronas específicas en el cerebro, haciendo que el cerebro quiera más alcohol, aseguran a través de un artículo en The Conversation.

Sin embargo, este no ha sido su único descubrimiento, pues al problema también le encontraron una posible solución.

El abuso en el alcohol puede causar cambios en una parte del cerebro llamada striatum, la cual procesa toda la información sensorial. Esta parte del cerebro es muy susceptible a los efectos de las drogas y el alcohol, que provocan una gran producción de dopamina, un neurotransmisor asociado con el placer y la motivación.

¿Los vegetarianos viven más que los come carne?

La dopamina en los dos tipos de neuronas del striatum: D1 y D2 tiene diferentes efectos. En condiciones normales, la primera promueve las acciones, mientras la segunda las controla, pero cuando este neurotransmisor llega en grandes cantidades a las neuronas, a las D1 las excita demasiado, mientras a las D2 las bloquea.

Pero, ¿qué tiene de malo elevar la actividad de las neuronas D1? El problema es que, mientras más activas se encuentran, las ganas de seguir consumiendo alcohol van en aumento.

El estudio y los ratones borrachos

Partiendo de la hipótesis de que al bloquear las neuronas D1, se pueden controlar las ganas de tomar alcohol, los científicos realizaron el siguiente experimento: un grupo de ratones fue expuesto durante un periodo de tiempo a dos contenedores de agua, uno con alcohol y otro sin alcohol. Al paso de los días, los científicos descubrieron que la mayoría prefería tomar agua con alcohol que agua simple, desarrollando el hábito de la bebida.

Aquí fue donde entró "la cura". A los ratones se les infectó con un virus genéticamente modificado que mandaba un gen a las neuronas D1 y D2. Después, el gen estimulaba a las neuronas para sintetizar cierto tipo de proteína.

Después, los ratones fueron inyectados con un químico que reconoce esta proteína y se une a ella, logrando inhibir o promover la actividad en las neuronas. Con esto, los científicos pudieron estimular las D1 y D2.

Al final, descubrieron que al inhibir la D1 o estimular la D2, el nivel de consumo de alcohol entre los ratones se redujo considerablemente, logrando combatir su adicción por la bebida.

Pero, aunque los científicos tuvieron éxito en este estudio, aún están lejos de probarlo en humanos y concluyeron en The Conversation: "Nuestros descubrimientos proveen una visión para el tratamiento clínico en humanos en un futuro, pero usar un virus para tratar el alcoholismo en humanos, es probablemente muy lejano".

También te puede interesar:

- VIDEO: Tantas 'cabecitas' al balón SÍ dañan tu cerebro

- Ver películas de terror es mejor que ir al gimnasio

- El coco y sus derivados: ¿el nuevo oro blanco?

El virus que podría curar el alcoholismo y unos ratones borrachos