NEGOCIOS

Las mujeres trabajan más y ganan menos

Mucho más. Y mucho menos.

28/10/2016 7:09 AM CDT | Actualizado 28/10/2016 7:49 AM CDT
AOL

Las mujeres ganan mucho menos que los hombres, a pesar de que trabajan 39 días más al año, según un reporte global sobre la igualdad de género que recién liberó el Foro Económico Global.

El análisis, que utiliza datos de 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (influyendo a EU, casi toda Europa, los países nórdicos y países de Sudamérica y Asia) de inicio podía parecer raro.

Se pensaría que las mujeres trabajan menos que los hombres. Después de todo, hay más hombres que trabajan en el mundo que mujeres. Hasta 88% de los hombres entre 25 y 54 años son parte de la fuerza laboral en EU, contra 73% de las mujeres. Y en el rango más relevante de edad, cuando el ingreso llega a su máximo, entre los 33 y los 44, la cifra se separa mucho más: 90% de los hombres contra 74% de las mujeres.

Además, los hombres también ganan más que las mujeres. Las mujeres en EU ganan 80 centavos por cada dólar que ganan los hombres. En el mundo, las mujeres ganan en promedio 11 mil dólares al año, contra 20 mil que ingresan los hombres, de acuerdo con el nuevo reporte.

El asunto es que la OCDE considera trabajo no pagado a la labor crítica que debe suceder para que las sociedades funcionen: crianza de los niños, limpieza, cocina y cuidado de los viejos.

"Es un trabajo sencillo y valioso por todo lo que significa ser humano", dijo Saadia Zahidi, directora de empleo e iniciativas de género en el WEF.

Las mujeres cargan con una parte desproporcionada de este trabajo, mismo que contribuye al rezago en la igualdad de género y en las economías del mundo.

LA ONU TE DA 4 PRUEBAS DE QUE EL SEXISMO ES MALO PARA LA ECONOMÍA

Los políticos hablan de la importancia del trabajo sin paga en EU (así como los valores económicos y otros temas), pero las políticas no reflejan una comprensión de su valor. EU es uno de un puñado de países, y la única economía avanzada entre ellos, en donde no es obligatorio el pago de la licencia por maternidad, lo cual lleva a muchas mujeres y hombres a tomar verdaderos sacrificios a la hora de tener hijos.

Las políticas en EU no reconocen la realidad de que la mayoría de las mujeres trabajan fuera de casa y muchas parejas que crían hijos tienen que rascar aquí y allá para poder tenerlos bajo cuidado en tanto tienen que ganar dinero para mantenerlos.

El que muchas mujeres tengan que hacer dobles turnos, entre trabajo pago y no pago, es un golpe a la economía: significa que las mujeres eligen trabajar menos horas, tener trabajos menos demandantes, o de plano salir de la fuerza laboral. Con ello, se afecta el crecimiento económico y la productividad y absorbe el talento y la innovación del sistema.

Si las mujeres alrededor del mundo pudieran obtener la misma paga por su trabajo que los hombres, se sumarían 28 billones de dólares, según un reporte de MckInsey presentado en 2015 (http://www.mckinsey.com/global-themes/employment-and-growth/how-advancing-womens-equality-can-add-12-trillion-to-global-growth).

Que quede en claro: el argumento no es que no se deba trabajar sin pago. El argumento es que para cerrar la brecha de género laboral (siendo que las mujeres están subrepresentadas en la política y los negocios y ganan menos que los hombres) se tiene que abordar el tema de la desigualdad en el trabajo sin paga.

Eso, por supuesto, significa una repartición más justa del trabajo sin salario entre hombres y mujeres. Eso ya sucede de manera más frecuente en EU, donde muchas de las parejas ya tienen relaciones igualitarias y los hombres realizan más labores del hogar.

Pero eso no basta. Se necesitan políticas que apoyen a los que trabajan sin un salario. Eso significa pagar licencias de paternidad. Eso significa una estructura de cuidados de niños y ancianos en apoyo a los trabajadores. Un sistema escolar que reconozca a los padres que trabajan más allá de los horarios escolares. Se debe pagar incapacidad por enfermedades para que el empleado no pierda dinero mientras se queda en casa cuando sus hijos tienen resfriado.

Estas políticas permitirían a más padres trabajar y ganar más y, al mismo tiempo, permitirían la creación de más empleos: se necesitan más cuidadores profesionales.

"Estos son grandes creadores de trabajos", dice Zahidi. Los países con las menores brechas de género son los que tienen más aciertos en estos temas.

En el ranking de países con los mejores niveles en igualdad de género, EU es el número 45. Para armarlo, el WEF tomó en cuenta factores como educación, salud, oportunidades económicas y empoderamiento político.

El segundo lugar en el ranking, Finlandia, ofrece una generosa política de licencia por maternidad que ayuda a que las mujeres permanezcan en la fuerza laboral e incentiva que los hombres realicen más trabajo doméstico.

El gobierno de Islandia ha demostrado una profunda devoción por la igualdad de las mujeres, llegando incluso a ofrecer cerrar la brecha en los salarios en 2022. Allá, reporta el diario The Guardian, un tercio de todas las mujeres pertenecen a un grupo de Facebook que trata temas de género.

En EU, la candidata del Partido Demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, ha propuesto diversas políticas (desde guarderías subsidiadas a licencias de maternidad pagadas) que podrían conseguir que el país suba en la lista de igualdad. Lo que es relevante es que también su opositor, Donald Trump, ha prometido una política de licencia por maternidad, lo que señala que cada vez más gente en diversos espectros políticos reconoce que eso es necesario.

TE PUEDE INTERESAR:

LA ONU REVELA 4 PRUEBAS DE QUE EL SEXISMO ES MALO PARA LA ECONOMÍA

EL BAJÍSIMO SUELDO QUE GANÓ HILLARY SWANK EN BOYS DON´T CRY

ESPAÑA IGUALA LICENCIAS DE PATERNIDAD Y MATERNIDAD