POLÍTICA

La corrupción en México es más grave que pobreza y desempleo

De acuerdo un estudio de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, la epidemia de corrupción explica en buena medida la crisis de legitimidad de las instituciones.

26/10/2016 6:22 PM CDT | Actualizado 26/10/2016 7:28 PM CDT
Caroline Purser

La epidemia de la corrupción en México ha llegado a tal punto que incluso pone en riesgo la supervivencia misma del Estado, ante la crisis de legitimidad y la desconfianza que tienen los mexicanos en sus instituciones de gobierno.

Esta es una de las muchas conclusiones que se desprenden de la segunda edición del informe Anatomía de la Corrupción, un estudio elaborado por la organización civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, el cual expone una serie de datos que permiten comprender la magnitud del problema de la corrupción en el país. Las cifras son contundentes.

De 2008 a 2015, México cayó 23 posiciones en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, lo cual muestra una caída abrupta en el indicador. En un sentido similar, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) ubica a México como el decimotercer país más corrupto del mundo de 135 países evaluados.

MCCI, 2016

MMCI, 2016

De ahí que el 79% de los mexicanos perciban a la corrupción como un problema mayor a otros fenómenos como el desempleo y la pobreza.

"Los mexicanos perciben que la corrupción es un problema tan grande incluso por encima de la pobreza y el desempleo, que uno pensaría que son los dos problemas que más nos afectan directamente. Pues no. El primero es, desde luego, la violencia pero el segundo es la corrupción. Y muy dramáticamente pensamos que en cinco años vamos a estar peor. Ese es el tamaño de la deslegitimidad de nuestras instituciones", señala María Amparo Casar, presidenta ejecutiva de MCCI.

En este sentido, la académica considera que la corrupción en México ha provocado una desconfianza en las instituciones aún más grande que actualmente existe en países como Brasil o España, donde escándalos de corrupción han permeado a los más altos niveles de sus respectivos sistemas de gobierno.

"Nuestras instituciones son prácticamente las más desprestigiadas si tomamos países de Europa, Asia o América Latina. Insisto, Brasil donde ha habido grandes escándalos de corrupción, o en España donde no se han podido constituir gobiernos y donde también ha habido grandes escándalos de corrupción, no hay la desconfianza que tiene México en sus instituciones", agrega.

Una situación que explica en buena medida la grave crisis política y social que enfrenta México, ante el descrédito que tienen las instituciones del Estado y la pobre cultura de la legalidad que existe en el país.

MCCI, 2016

.

"Nos ocurre un fenómeno muy extraño porque justificamos la violación de la ley y no solamente eso, sino que estaríamos dispuestos a transgredir la ley y esto tiene que ver con la cultura de la legalidad en México en ciertas circunstancias. ¿Qué circunstancias? Pues cuando pensamos que la ley es injusta o no nos beneficia, entonces estamos dispuestos a violar la ley el 41% de los mexicanos", señala Casar.

¿Tienen fin los 'feudos de impunidad' de los gobernadores corruptos?

Asimismo, el estudio señala que la corrupción no sólo se manifiesta en el gobierno, sino también en el sector privado, ya que por ejemplo, 44% de las empresas en México realizan pagos extraoficiales a funcionarios públicos, según la Encuesta de Fraude y Corrupción de KPMG. Una cifra que hace de México el país más corrupto en el pago de sobornos por parte de las empresas al gobierno, sólo detrás de Rusia, según datos del Índice de Fuentes de Soborno realizado por Transparencia Internacional.

Es por ello que la corrupción tiene un fuerte impacto económico que en buena medida, explica el estancamiento de la economía mexicana. De acuerdo con diversos estudios como el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado y el Banco Mundial, los costos de la corrupción en México equivalen a 10% del Producto Interno Bruto, cifra que equivale a 1 billón 428,870 millones de pesos.

MCCI, 2016

Pero no sólo eso, ya que además, la corrupción imperante en México ha provocado que ante la ineficiencia de las instituciones, el dinero destinado al combate a la corrupción prácticamente haya sido tirado a la basura. Un ejemplo de esto, se encuentra en que desde 2008 se ha duplicado el presupuesto para el combate a la corrupción, aún cuando "gastamos más y cada vez estamos peor", según explica Casar.

MCCI, 2016

LA IMPUNIDAD EVIDENCIA LA INEXISTENCIA DEL ESTADO

Pero la corrupción difícilmente podría prosperar sin los altos niveles de impunidad que prevalecen en México.

Según datos del INEGI, de cada 100 delitos cometidos en México, se averiguan seis y se resuelven tres. Es decir que en el país existe prácticamente un nivel de impunidad cercano al 97%.

En todos lados hay corrupción, sí, pero la impunidad generalizada que hay en México es todavía más alarmante".María Amparo Casar

Una situación que ha provocado que para Claudio X. González, presidente de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, remediar el problema de la corrupción "es una cuestión de superviviencia del Estado", para lo cual, se requiere implementar cambios a fondo en el sistema de impartición de justicia.

"Para combatir la corrupción se requiere la acción decidida del Estado mexicano. Los ciudadanos podemos hacer mucho, pero no podemos suplir al Estado. Necesitamos policías bien pagadas y preparadas que prevengan la corrupción y la inseguridad, necesitamos mecanismos de denuncia que funcionen, procuradurías que verdaderamente investiguen la corrupción y la delincuencia", señala González.

LA CORRUPCIÓN EN LOS MEDIOS

Otros datos relevantes para comprender el problema de la corrupción en México, tienen que ver con la cobertura mediática y el tratamiento informativo que se da a los escándalos de corrupción en el país.

En este sentido, una investigación propia de MCCI señala que mientras en los principales diarios del país se documentaron 500 notas sobre corrupción en 2004, dicho conteo creció de manera contundente hasta llegar a las 30 mil notas informativas para 2014 en la misma cantidad de diarios. Un ejemplo de cómo los escándalos de corrupción han logrado capturar la agenda mediática aún cuando esto no se haya traducido en un castigo para los culpables, tal como lo evidencian los recientes casos de los exgobernadores Javier Duarte y Guillermo Padrés, quienes se encuentran prófugos de la justicia a pesar de los múltiples investigaciones que existían en su contra.

Estado de derecho en México, entre los peores del mundo

"Nos quieren hacer creer que realmente van tras Duarte cuando tenía que ser el hombre más rigurosamente vigilado y se escapó a la vista de todos, lo mismo que se escapó Padrés. No es creíble. Cuando oímos estas historias se entienden perfectamente las gráficas", señala Casar.

Algo que no debería resultar sorprendente ante los muchos otros casos de corrupción que pasan inadvertidos en la agenda mediática, ya que por ejemplo, otro dato obtenido por MCCI señala que la duración promedio de un escándalo de corrupción en los medios es de 36 horas. Un dato contundente que evidencia la manera en que los escándalos de corrupción en México son no sólo recurrentes, sino también efímeros.