WELLNESS

La mejor forma de relajarte es perderte en un bosque

Según los japoneses y con fundamentos científicos.

24/10/2016 1:34 PM CDT | Actualizado 24/10/2016 3:35 PM CDT

LM Photo

Bueno, no necesitas perderte, pero sí pasarte un buen rato alejado de la civilización en el bosque. La técnica shinrin-yoku, también conocida como Forest Bathing (baño de bosque), ha sido comprobada como una manera eficaz de reducir el cortisol e incrementar tu sistema inmune.

Sí, algo que los japoneses han hecho desde 1982, cuando se convirtió casi en mandatorio, es una (no tan nueva) técnica que podría ayudarte no sólo a relajarte, sino a mejorar tu salud. Hacerlo es fácil, sólo tienes que buscar el área natural más cercana a tu casa y disfrutar de ella durante unas horas.

Para beneficiarte de los efectos del Forest Bathing no tienes que tomar apuntes, correr, fotografiar las hojas o hacer un picnic, sólo necesitas estar ahí y abrir tus sentidos. Sin embargo, los japoneses sí se lo toman muy en serio, tanto que en los últimos años han gastado 4 millones de dólares en investigar esta técnica, así como en programas para promoverla entre sus habitantes.

El baile y la risa, las mejores medicinas contra el cáncer

De hecho, el Forest Bathing es una de las técnicas que el gobierno utiliza para evitar el Karoshi -la muerte por exceso de trabajo- entre los japoneses. Además, con esto se busca reducir la alta tasa de suicidios al año, a pesar de que en ese país existe un bosque llamado Aokigahara, famoso entre las personas que buscan quitarse la vida.

Pero, ¿quién dice que pasearse en el bosque es bueno para la salud? Más que nada los científicos japoneses, quienes a través de diferentes estudios han demostrado las bondades y efectos positivos de la naturaleza.

Uno de ellos es Miyazaki, antropólogo de la Universidad de Chiba, quien ha encontrado junto a sus colegas que caminar en el bosque disminuye el cortisol, hormona causante del estrés, además de reducir la presión arterial, a diferencia de una caminata en la ciudad.

Otro estudioso en la materia es Quing Li, profesor de la Nippon Medical School en Tokio, y quien en 2009 llevó a cabo un estudio para analizar las células T que se encargan de dar respuesta a las células infectadas con virus y la formación de tumores. En su estudio, Li encontró un incremento significativo en la actividad de estas células una semana después de que las personas disfrutaran de su tiempo en el bosque.

La respuesta en la mejoría del sistema inmune se debe a que los voluntarios en la investigación inhalaron una sustancia que los árboles y plantas emiten para protegerse, la cual aparentemente también ayuda a los seres humanos.

Si quieres saber más sobre los beneficios que otorga el estar entre la naturaleza puedes leer el libro Your Brain on Nature de Eva M. Selhub y Alan C. Logan, sin embargo, mejor que la teoría, está la práctica.

También te puede interesar:

- VIDEO: ¿Muerte por exceso de trabajo?

- Un día sin auto en la Ciudad de México

- ¿Es la cúrcuma la respuesta al cáncer?