INTERNACIONAL

Europa es la prueba viviente de que el muro de Donald Trump no serviría

Nueva seguridad en las fronteras solamente orilla a las personas a buscar otras formas de entrar.

24/10/2016 8:15 AM CDT | Actualizado 24/10/2016 10:03 AM CDT

La propuesta central del candidato del Partido Republicano para la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, es la de construir un "gran, gran muro" en la frontera entre EU y México, y hacer que México lo pague.

Y mientras que en EU se debate la legitimidad de esta política de migración, en varios países europeos se está trabajando con empeño para construir muros con el mismo propósito que sugiere Trump: para mantener fuera a los migrantes y a los refugiados.

Los muros fronterizos han existido desde hace miles de años. Está la Gran Muralla China, que se construyó para contener invasiones, o el Muro de Berlín, que mantuvo dividida a Alemania oriental y occidental hasta 1989. Lo ironía está en que durante años una de las definiciones de la Unión Europea era el movimiento sin restricciones entre los países.

Hasta el año pasado.

"En 2015 las fronteras y los muros parecían brotar en la agenda mundial en el contexto de migración y para frenar los movimientos espontáneos", escribió a principios de este mes Reece Jones, profesor adjunto de geografía de la Universidad de Hawai en Manoa para el Instituto de Políticas de Migración.

Algunos países europeos que es estaban dentro la zona de libre movimiento del espacio de Schengen están "dando marcha atrás, con el fin de reforzar sus fronteras nacionales", declaró Susan Fratzke, analista política el IPM a The Huffington Post.

Otros países han establecido revisiones fronterizas en lugares en donde antes no existían. Los guardias entre países como Francia y Bélgica, por ejemplo, ahora revisan la documentación de los viajeros.

Y algunos países como Hungría, ya decidieron construir muros físicos.

"Estas barreras son las más dramáticas", agrega Fratzke

Esto se da por diferentes motivos.

Es importante llevar una cuenta adecuada del número de refugiados y migrantes que llegan a algunos países, señala Fratzke. Esto se puso en evidencia en muchos países el año pasado cuando fueron tantos los refugiados que pidieron asilo que sus sistemas se saturaron.

Por otra parte, dice, en algunos países "el control fronterizo es una medida populista que responde a la unión púbica enardecida por la cantidad de gente que está llegando. "Por ejemplo, en Hungría se llevó a cabo un referéndum en el que 90% de los votantes rechazaron las cuotas para reubicar a los refugiados (sin embargo, esta decisión no se tomó en cuenta porque votó menos del total de la población).

"La gente todavía intenta cruzar la frontera. Sólo que ahora lo hacen en un diferente lugar y con un método diferente". Reece Jones, profesora asociada de geografía en la Universidad de Hawai en Manoa

Los expertos están de acuerdo que impedir físicamente la llegada de la gente a un país no es la forma más efectiva de prevenir la migración.

"La gente todavía intenta cruzar la frontera. Sólo que ahora lo hacen en un diferente lugar y con un método diferente", dijo Jones al HuffPost.

Es probable que las fronteras detengan a los refugiados en lugares como Grecia, señala Fratzke, "pero si nos fijamos en el Mediterráneo (entre Libia e Italia), ha habido un incremento en el flujo y de hecho, hemos visto algunas muertes".

He aquí cómo queda la nueva Europa fortificada.

Francia

AFP/Getty Images
Trabajadores construyen los cimientos de un muro cerca del campo para migrantes,  la


Funcionarios británicos anunciaron el mes pasado que financiarían la construcción de un muro para mantener alejados a los migrantes y refugiados que viven en la "Jungla", un campo en Calais, Francia, en donde viven cerca de 7 mil personas.

Se supone que la estructura de acero que ya tiene el sobrenombre del Gran Muro de Calais medirá más de 4 m de altura.

Aunque medirá menos de 1.6 kilómetros de largo, es imposible no interpretar que este muro simboliza un "fuera de aquí". La frontera del Reino Unido llega de hecho hasta Calis, lo que significa que los británicos se están extendiendo por el Canal de la Mancha y construyendo fortificaciones para evitar que los migrantes y los refugiados lleguen a sus costas.

Muchas de las personas que viven en Calais y Grande-Synthe, un campo de refugiados que aloja a miles, han tratado de dejar Francia saltando a camiones que si dirigen al Canal de la Mancha.

Turquía - Siria

http://o.aolcdn.com/dims-shared/dims3/GLOB/crop/4157x2078+0+354/resize/630x315!/format/jpg/quality/85/http://o.aolcdn.com/hss/storage/midas/45ed6b30637dac953a2a9dff8015ed8b/204455453/514439252.jpg
Valery Sharifulin/TASS


Turquía también está empezando a construir un muro a lo largo de toda su frontera con Siria, alrededor de 350 kilómetros, para tratar de frenar el flujo de refugiados que huyen de su país en guerra. Oficialmente, el gobierno turco recibe a los sirios con los brazos abierto.

Una vez completada, se supone que el muro medirá 3.3 m de alto y casi 2 metros de ancho. Según Reuters, se tiene planeado terminar la construcción para febrero.

Cerca de 3 millones de refugiados sirios viven actualmente en Turquía, según la Agencia de Refugiados de la ONU:

Noruega - Rusia

http://o.aolcdn.com/dims-shared/dims3/GLOB/crop/2813x1405+0+152/resize/630x315!/format/jpg/quality/85/http://o.aolcdn.com/hss/storage/midas/4a779bcbe99ed4a18b282f3ac0e07deb/204444107/RTX2MUCP.jpeg
Reuters Photographer / Reuters

Noruega anunció en agosto que empezaría la construcción de un muro de 200 metros de largo y 3 metros de alto en la frontera ártica con Rusia.

Cuando empezaron a surgir los muros en los Balcanes, los migrantes y los refugiados empezaron a buscar nuevas rutas hacia el oeste. Algunos viajaban al norte atravesando Rusia para llegar a Noruega, lo que provocó una crisis en un país que solía ser un refugio para los migrantes.

Un total de 31 mil 145 personas pidieron asilo en Noruega el año pasado, según las estadísticas del Directorado de Inmigración del país, casi 20 mil más que el año anterior.

Noruega intentó sin éxito enviar de regreso a Rusia a las personas en bicicleta.

Hungría - Serbia

Reuters Photographer / Reuters
Migrantes sirios cruzan un enrejado para ingresar a Hungría en la frontera con Serbia el 27 de agosto de 2015
.

Hungría lleva a cabo una de las campañas más feroces en contra de los refugiados desde que la crisis comenzó el año pasado, y el primer ministro Viktor Orbán anunció una segunda reja de alambre de púas para frenar el flujo de personas a su país.

La primera, que mide casi 500 kilómetros, se empezó a construir en otoño de 2015.

Alrededor de 4 mil 992 migrantes y refugiados quedaron atorados en la frontera con Serbia hasta el 5 de octubre, según la Organización Internacional para la Migración. Esto representa un aumento de 348% desde julio, cuando Hungría pasó una ley que permite que algunas personas sean enviadas de vuelta a Serbia.

Orbán también se refirió a la migración como si fuera un "veneno" durante el verano pasado.

Algunos migrantes y refugiados ya han sido víctimas de fuertes abusos a lo largo de la frontera, según reporta Human Rights Watch.

Austria - Hungría

http://o.aolcdn.com/dims-shared/dims3/GLOB/crop/6000x3001+0+0/resize/630x315!/format/jpg/quality/85/http://o.aolcdn.com/hss/storage/midas/13bff6b3027cb3d0155ec6a8cc63f6bc/204455511/6dcc4c89318f43b989339274aa084441.jpeg
ASSOCIATED PRESS

Austria concluyó sus planes en julio para erigir una barrera en toda su frontera con Hungría. Para muchos, Austria era la última frontera en el viaje de Grecia a Alemania o Suecia.

El número de migrantes que llegan a Alemania provenientes de Austria ha disminuido más de 7 veces entre noviembre de 2015 y marzo de 2016, indica Reuters.

Eslovenia - Croacia

http://o.aolcdn.com/dims-shared/dims3/GLOB/crop/3500x1750+0+21/resize/630x315!/format/jpg/quality/85/http://o.aolcdn.com/hss/storage/midas/82b33074451d14e1006d5532d0703a2c/204455561/RTS6GFL.jpeg
Antonio Bronic / Reuters

Eslovenia construyó una reja de 125 kilómetros el año pasado en parte de su frontera con Croacia para tratar de cerrar una parte de la llamada ruta de migración balcánica.

Macedonia - Grecia

Marko Djurica / Reuters

En la actualidad hay cerca de 60 mil refugiados que languidecen en Grecia, según los últimos datos del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU. Algunos cientos fueron enviados de regreso a Turquía, 4 mil 140 fueron reubicados en otros países europeos, según la Organización Internacional para la Migración.

El destino de los demás es oscuro, pero lo que es totalmente claro ese que no van a poder llegar más lejos en Europa porque todas las fronteras están cerradas.

Bulgaria - Turquía

AFP/Getty Images

Existe una situación similar en Bulgaria. Se levantó una reja el año pasado para impedir que la gente entrara de Turquía y se hizo más larga el verano pasado.

No se ha conseguido que ya no pase nadie. El país registró un aumento de 717% en llegadas ilegales, de 863 a 7 mil 070, entre marzo y septiembre de este año, señala la OIM.

¿Qué queda?

AFP/Getty Images

Cualquier ruta fuera de Grecia está cerrada, lo que obliga a la gente a hacer el viaje más peligroso de todos, ir al sur de Italia vía Libia.

Al parecer el peligro no está deteniendo a la gente. Las tripulaciones de búsqueda y rescate están más ocupadas que nunca. Rescataron a más de 10 mil personas recientemente en un período de 36 horas.

Aunque las llegadas en todo Europa han disminuido en comparación con el año pasado, en 2016 entraron 316 mil 331 migrantes a Europa por vía marítima hasta 9 de octubre en comparación con los 520 mil que entraron en Europa en 2016, más personas han muerto, según la OIM. Y las llegadas a Italia han aumentado un 6% en comparación con el año pasado.

"En lugar de poner en peligro las vidas de los migrantes y llenar los cofres de los contrabandistas, la Unión Europea debería trabajar para aumentar las cuotas de reubicación y crear corredores que permitan un paso seguro", dice Jones, el maestro de geografía. "Si no lo hacen, seguiremos teniendo más y más muertes de migrantes en los próximos años.

Este artículo originalmente se publicó en The Huffington Post.