INTERNACIONAL

El cierre de 'la Selva' deja en la incertidumbre a miles de refugiados en Francia

Los gobiernos de Francia y Reino Unido trabajan para crear mejores condiciones de vida a quienes huyen de la violencia pero el esfuerzo no parece suficiente.

24/10/2016 7:24 AM CDT | Actualizado 24/10/2016 8:33 AM CDT
ASSOCIATED PRESS
Un residente del campamento de refugiados en Calais, Francia, lleva sus pertenencias a uno de los autobuses que lo llevará a otros campos de acogida mientras se procesa su situación migratoria.

Temprano este lunes, policías armados comenzaron a expulsar a los residentes del enorme campamento de refugiados en Calais, Francia, que se había convertido en un hogar temporal para unos 10 mil refugiados y migrantes. Aunque las condiciones de vida podían considerarse como escuálidas en el campo llamado "la Selva", la gente había organizado escuelas, bares, restaurantes y tiendas.

Los residentes del campamento, principalmente de África y Asia, sobrevivían en Calais en tanto exploraban cómo cruzar el Canal hacia el Reino Unido.

Pero las autoridades francesas dicen que el mes pasado se decidió cerrar el campo debido a que las condiciones eran terribles y porque los intentos ilegales para alcanzar el Reino Unido ya eran muy peligrosos. Las autoridades desmontaron la mitad del campo en febrero de este año, pero la población explotó desde entonces. Lo que queda del campamento se demolerá esta semana.

Los miles de residentes que viven todavía en "la Selva" serán llevados en autobuses a centros de acogida administrados por el gobierno en toda Francia en tanto solicitan asilo.

Pascal Rossignol / Reuters
Refugiados esperan su turno para abordar los autobuses que los llevarán a centros de acogida mientras las autoridades francesas desmantelan el campamento de Calais conocido como "la Selva".

El gobierno francés ha construido 102 de estos centros desde el año pasado. La meta es proveer condiciones de vida seguras y saludables para los refugiados en tanto deciden su siguiente paso.

Nadie consideraba a "la Selva" como un sitio ideal, pero los defensores del refugio dicen que el desmantelamiento crea muchas presiones. Las personas, cuyas vidas ya estaban perturbadas, deben cambiar de refugio nuevamente en tanto esperan un nuevo destino.

Las autoridades continúan con la expansión de los centros de acogida, de acuerdo con Clare Moseley, fundadora de una organización caritativa que ha estado trabajando en "la Selva". Pero, por ahora, no hay suficiente espacio para todos los residentes del campamento y aquellos que queden fuera probablemente buscaran refugio en los campos más pequeños, ilegales, y más a la mano en las cercanías.

Además, las fundaciones y los voluntarios, que han vivido y trabajado por meses de esta gente, enfrentan dificultades para saber cómo seguirán auxiliando a los refugiados a donde los lleven.

NnoMan Cadoret/Anadolu Agency/Getty Images
Cemal and Sofinee, a couple from Malaysia, have been cooking for the refugees from this kitchen in the Calais Jungle for over a year.

BIENVENIDOS A LOS CENTROS DE ACOGIDA

La agencia de auxilio a los refugiados de la ONU apoya la decisión del gobierno francés de cerrar el masivo campamento de Calais, dijo al HuffPost el viernes Céline Schmidt, vocera de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"Es inaceptable que la gente viva en condiciones deplorables", dijo. "En situaciones como las de 'la Selva' es difícil que la gente siquiera pueda pensar en su futuro. No tienen recursos porque sus condiciones de vida son abismales".

El equipo de la ACNUR había planeado estar en el campamento el lunes para auxiliar a los que continúan llegando, afirmó.

El gobierno ha movilizado ya a 6 mil personas de "la Selva" a los centros de acogida durante el último año, dijo el ministro del Interior Bernard Cazeneuve la semana pasada.

Sin embargo, Schmidt afirma que "Es esencial que haya lugares para todos. El gobierno francés ha estado trabajando para ello. Se han comprometido".

La gran mayoría de los que ya han sido acomodados en los centros de acogida han solicitado asilo en Francia, dijo la funcionaria. Y de acuerdo con el Ministerio del Interior, ese será el siguiente paso para 80% de los recién llegados.

Ellos necesitarán ayuda durante el proceso del asilo, dijo Schmidt. La mayoría de ellos que buscaban refugio en "la Selva" tenían la intención de llegar al Reino Unido. Ahora, tendrán que aceptar la idea de encontrar un hogar permanente en Francia.

Care4Calais, una organización que ha trabajado en "la Jungla" por todo el año pasado, también planea ofrecer sus servicios en algunos de los centros de acogida, dijo Moseley, el fundador. El grupo busca identificar a aquellos que necesitan una ayuda extra.

"Escuchamos historias de que algunos centros estaban bien y de otros en donde había necesidad de básicos, como alimentos y cobijas", dijo Moseley. "Trataremos visitar los centros para proveer con insumos a los refugiados".

Pero hizo una advertencia: Care4Calais es un pequeño grupo y muchos de los centros están a cientos de kilómetros de distancia.

Pascal Rossignol / Reuters
Refugiados esperan su turno para abordar los autobuses que los llevarán a centros de acogida mientras las autoridades francesas desmantelan el campamento de Calais conocido como "la Selva".

¿QUÉ PASARÁ CON LOS QUE QUEDAN ATRÁS?

Aquellos que no tuvieron la suerte de abordar un autobús para los centros de acogida podrían recalar en algunos de los campos pequeños e ilegales en el norte de Francia. Estos sitios informales no tienen agua corriente ni regaderas, baños o instalaciones de salud, advirtió Moseley.

"Hemos enviado ayuda a esos sitios desde que inició el desalojo en febrero, así como a los refugiados que viven en las calles en París", dijo la funcionaria. "Esperamos poder aumentar esto con los siguientes desalojos".

Sin embargo, la policía generalmente trata de cerrar estos campos ilegales y conseguir que sus habitantes se dispersen. "Las ubicaciones deben ser confidenciales", dijo Moseley.

En la práctica, dijo, llevar a esta gente a estos sitios más pequeños es un enorme desperdicio de recursos, añadió, dado el esfuerzo que tomó levantar "la Selva".

"Destruir los miles de libras de infraestructura básica que se canalizó en Calais es trágico y no tiene sentido", dijo Moseley". "Destruir la infraestructura básica no logrará nada más que conseguir que las condiciones de vida de los refugiados sean más inhumanas".

Philippe Wojazer / Reuters
Previo al inicio del desalojo del campamento conocido como "la Selva", en Calais, Francia, hubo varios disturbios.

UN BOLETO AL REINO UNIDO

Entre los residentes más vulnerables de "la Selva" están más de mil niños que viajan solos. Unos 400 de ellos son elegibles para llegar con familias en el Reino Unido como parte de las regulaciones de Dublín de la Unión Europea. Algunos de los mayores, adolescentes de 14 a 17 años, ya fueron transferidos, dijo un vocero de Home Office (Ministerio del Interior) del Reino Unido. "Ellos serán entregados a sus familias en el país tan pronto como sea posible en los días siguientes".

El equipo de la ACNUR trabaja con los gobiernos de Francia y Reino Unido para reunir a los otros niños elegibles con miembros de sus familias. Eso deja a unos 900 niños que viajan solos que también han vivido en el campo de Calais. Como miles de adultos que pudieron hallar refugio en "la Selva", su destino también es incierto.