INTERNACIONAL

Voluntarios amenizan la espera de inmigrantes haitianos en la frontera

Miles de niños, mujeres y adultos permanecen varados durante semanas para entrar a EU.

17/10/2016 11:31 AM CDT | Actualizado 17/10/2016 12:43 PM CDT
Claudia Gomez/Comite Estrategico de Ayuda Humanitaria Tijuana

Los migrantes, en su mayoría haitianos, que han llegado hasta México tienen que esperar semanas --y en algunos casos meses-- en ciudades como Tijuana y Mexicali para cruzar la frontera con Estados Unidos y pedir asilo político.

En estas ciudades, las comunidades en tránsito no son cosa nueva, pero sí lo es la cantidad de personas que en los últimos meses han estado varadas por semanas esperando su turno para que el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos los reciba.

Desde que se presentó esta situación, las asociaciones civiles y albergues han abierto sus puertas a miles de migrantes y se han encargado de cubrir sus necesidades básicas, aún estando al tope de sus capacidades.

Apenas la semana pasada, un representante de la ONU, junto con el delegado del Instituto Nacional de Migración visitaron estas ciudades con la intención de ayudar a "coordinar los esfuerzos" y "mejorar las condiciones de los migrantes que están esperando su futuro", según dijo Christopher Gascon, enviado de las Naciones Unidas a medios locales durante su visita.

ONU finalmente aborda situación de inmigrantes haitianos en la frontera

En tanto, organizaciones como el Comité de Ayuda Humanitaria Tijuana, ya está tres pasos adelante.

El comité se creó hace meses con la intención de coordinar los esfuerzos de civiles y voluntarios y darle a los migrantes más que solamente un techo, ropa y comida.

"Estas personas están todo el tiempo esperando, su vida en estos momentos es esperar, así que nos propusimos también ocupar su tiempo libre, crearles momentos de esparcimiento", le dijo al HuffPost México Soraya Vázquez, cofundadora del comité.

Tras dimensionar el enorme capital humano que estaba interesado en apoyar, comenzaron a calendarizar actividades como talleres, juegos y conciertos que hacen más amena la espera de los migrantes.

Un ejemplo de esto son los conciertos de "música para conciliar el sueño" que han tenido en algunos albergues, las sesiones de meditación, los talleres de dibujo y los juegos de lotería con los niños como una manera divertida de enseñarles español.

GABRIELA POSADA/COMITE ESTRATEGICO DE AYUDA HUMANITARIA

"Nosotros creemos que los voluntarios no sólo tienen que llevar cosas, lo que nos interesa es también empezar a generar esta interacción, que los migrantes puedan sentirse personas nuevamente", agregó Soraya.

El comité también se ha encargado de organizar a los migrantes y hacerlos partícipe de las tareas en los albergues nuevos, que en su mayoría son iglesias cristianas que se han adaptado para recibir a cientos de personas. Ellos se encargan de la cocina, las actividades de limpieza, vigilancia, etc.

Aunque todos buscan que su estancia en México sea temporal, el endurecimiento de las políticas migratorias en Estados Unidos podría influir la decisión de varios de permanecer aquí. Asimismo, algunos ya han encontrado trabajo en mercados, restaurantes y en construcciones y organizaciones como ésta apoyarán a que se integren cada vez más a la sociedad.