INTERNACIONAL

Protesta masiva por el aborto en Polonia evidencia frustración con surgimiento de la derecha en el país

A pesar de que se rechazó la propuesta de prohibición al aborto, para algunos polacos esta legislación es un indicio de que el país está regresando al oscurantismo.

13/10/2016 9:47 AM CDT | Actualizado 13/10/2016 11:02 AM CDT
NurPhoto via Getty Images
Miles participaron en el paro nacional y manifestación para protestar por la propuesta de ley para prohibir el aborto el 3 de octubre de 2016 en Varsovia, Polonia.

LEÓPOLIS, Ucrania.― La semana pasada el partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia, o PiS, rechazó una propuesta para prohibir el aborto después de que miles de polacos vestidos de negro (en señal de luto por la potencial pérdida de sus derechos reproductivos) tomaron las calles en todo el país para manifestarse en contra de este arranque de la derecha.

Las protestas pacíficas culminaron en un paro nacional con miles de mujeres de cerca de 60 ciudades polacas. Si bien las manifestaciones culminaron con el veto a la propuesta de ley, la división política dentro de la derecha tradicional y los partidos del centro es muy grande.

Gocha Adamczyk, miembro del partido de izquierda Razem, es la mujer que empezó el movimiento que lleva el crédito por juntar a los manifestantes. Dijo que sus motivos estaban claros desde el principio: Quería darle a las chicas de las ciudades más pequeñas de todo el país la capacidad de expresar sus preocupaciones por la trayectoria del país: "Esta protesta fue tan simple y accesible en estilo que nuestro mensaje llegó más lejos", Adamczyk declaró a The WorldPost.

Janek Skarzynski/Getty Images
Thousands take part in a nationwide strike and demonstration to protest against a legislative proposal for a ban on abortion on October 3, 2016 in Warsaw, Poland.

La huelga que resultó de su movimiento online se organizó a través de Facebook y pronto se volvió viral. Más de 100 mil confirmaron su asistencia. Otros 80 mil indicaron su interés y se crearon páginas individuales de Facebook para ciudades de todo Polonia, una cifra que sorprende a los polacos a pesar de las protestas previas en contra del gobierno este año.

En la semana previa a esta gran manifestación, las mujeres polacas utilizaron otras formas de redes sociales con el hashtag #CzarnyProtest, o #Black Protest, para expresarse a sí mismas.

Pero este evento masivo, que ocupó la atención de todo el mundo por su magnitud, no fue el primero que organizaron los polacos para expresar su sentir al gobierno. De hecho, ya lo hicieron al menos tres veces este año ara protestar por todo, desde la intrusión de la Unión Europea en la política polaca, hasta el estilo de gobierno del partido en el poder, el cual, para muchos, está allí de manera no democrática.

Esto es parte de una tendencia mayor en todo Europa en la que los liberales sienten que los valores por los que lucharon durante décadas se están erosionando rápidamente.

(Los polacos) no permitirían la pesadilla de un gobierno autoritario". Ex Ministro de Política Exterior de Polonia Grzegorz Schetyna

Peter Foster de The Telegraph señala que hay dos motivos principales en este surgimiento de la derecha "desde Atenas hasta Ámsterdam y en muchos puntos en medio". Asegura que "la combinación tóxica del período más largo de estancamiento económico, aunado a la peor crisis de refugiados desde el final de la Segunda Guerra Mundial", están provocando que los europeos se alejen del liberalismo. Él no es el único que piensa así.

Una investigación reciente de The New York Times indica que los partidos de derecha, incluyendo los de extrema derecha, de toda Europa están teniendo avances importantes, un fenómeno que algunos analistas a la polarización de la política de Estados Unidos, y al surgimiento de Donald Trump, también.

Al igual que en otras partes de Europa, la frustración en Polonia está en ebullición desde la elección en 2015 del partido de derecha Ley y Justicia. Hace apenas unos meses, en mayo de este año, decenas de miles de polacos llenaron las calles para expresar su frustración con la manera en que el partido en el poder está gobernando el país desde que su elección, y algunos polacos expresan su temor por el autoritarismo en su país como la razón de su protesta.

De hecho, el líder del anterior partido en el poder de centro derecha Plataforma Cívica y el exprimer ministro Grzegorz Schetyna le dijeron a los manifestantes durante un mitin en mayo que "(los polacos no) permitirán la pesadilla del mandato autoritario".

NurPhoto via Getty Images
People protest against Law and Justice ruling party attempt to change constitutional law in Gdansk, Poland, on May 3, 2016.

Ante esta frustración, tanto los polacos como la Unión Europea han argumentado que los cambios constitucionales de Ley y Justicia socavan la democracia del país, además de que la Comisión Europea inició una investigación sobre enmiendas recientes, la primera de su tipo en la historia de la UE.

Las leyes bajo investigación incluyen las de la libertad de prensa así como muchas otras que la Comisión considera que consolidan el poder del gobierno bajo el partido dominante. Los polacos de izquierda temen que a menos de que protesten ahora, el país continuará su corrida a la derecha en tanto que el partido conservador continúa monopolizando el poder, como sucedió en Hungría, donde cerraron el mayor diario de izquierda del país.

Este año, tres expresidentes polacos publicaron una carta abierta en la que condenan al gobierno elegido recientemente por lo que consideran "usurpación del poder" en cuanto a reglas y dependencias existentes. Aunque su confianza en los partidos establecidos pudiera haber disminuido, los polacos utilizan la democracia directa para pelear por sus derechos. Las manifestaciones han ocurrido de manera casi continua apenas PiS tomó el poder en diciembre del año pasado.

Es una propuesta draconiana. No estamos sobrevalorando la amenaza". -Draginja Nadazdin, director de Amnistía Internacional Polonia

La frustración llegó a la ebullición recientemente, en forma de una controvertida propuesta para prohibir los abortos por completo. Aunque el país ya tiene una de las legislaciones antiaborto más severas en Europa, algunos creen que no es lo suficientemente restrictiva.

La legislación actual permite el aborto sólo en casos de violación o de que fue víctima de incesto, cuando la vida de la madre peligre, o si el feto tiene un daño severo.

La cobertura mediática de las protestas, incluyendo la más reciente por el aborto, principalmente destaca la creciente frustración de la población liberal de Polonia, pero hay un contingente considerable dentro de esta nación tradicionalmente religiosa que cree que la legislación, y el actual partido en el poder, reflejan con exactitud sus valores y quizá hasta sean un poco liberales. Y ahí es donde la propuesta entra a escena.

Michal Fludra/Getty Images
Women protest in response to a proposed bill to ban abortion in Poland, in Gdansk, Poland, on October 3, 2016.

La propuesta para prohibir el aborto comenzó como una iniciativa ciudadana redactada por Ordo Iuris, una organización conservadora que reunió más de 100 mil firmas requeridas para que pudiera presentarse ante el Parlamento. Sin embargo, una propuesta similar se rechazó en 2011 en su primera lectura por el entonces gobernante partido Plataforma Cívica.

Karina Walinowicz, una analista legal de Ordo Iuris, es de las personas que piensan que las leyes deberían ser más severas: "No creemos que la legislación actual sea restrictiva, Walinowicz dijo al WorldPost. "De hecho creemos que es restrictiva pero en contra de los bebés y queremos que debe ser más flexible para permitir una completa protección del bebé. Por ahora, un feto no tiene la protección de la ley y carece de los mismos derechos de los demás".

La organización se integra por abogados e investigadores que trabajan para que la ley polaca esté más alineada a los valores católicos. El país es -supuestamente- el más católico de Europa, con al menos 87% de los ciudadanos que se identifican con esa religión. Y ahora con la elección de Ley y Justicia, un partido de derecha al que se critica por su profunda relación con la Iglesia católica, la división entre estado e iglesia parece ser cada vez más nebulosa.

En una entrevista con el WorldPost, el director de la oficina local de Amnistía Internacional dijo: "Es posible que los doctores sean castigados sólo por dar consejo. Es una presión horrible para ellos. Y las mujeres que practican aborto deberán ser castigadas con cárcel".

De acuerdo con Kinga Stanczuk, una funcionaria de asuntos internacionales del partido Razem, el castigo a las mujeres por practicar el aborto es una acción antipopular: "Incluso la Conferencia Episcopal, un órgano central de la Iglesia católica en Polonia, sugirió no hacerlo y como quiera pasó la primera etapa del proceso legislativo en Polonia", dijo Stanczuk.

Para muchos polacos, el avance hacia una propuesta de prohibir el aborto es sólo una manera en que este poder injusto se manifiesta en el país.

A la par de la división política, las encuestas a lo largo del país antes del veredicto en contra de la propuesta reportan posturas enfrentadas del deseo de los polacos de prohibir el aborto por completo. El Wall Street Journal reportó que 58% apoyan esto, en tanto que el Financial Times informó que la mayoría no.

Pero esto no parece representar la manera en que el país ha manejado la legislación en torno a este tema. Como se ha visto, la propuesta para una prohibición total del aborto se aprobó durante la primera etapa de votación parlamentaria pero se rechazó por el partido en el poder tras las enormes manifestaciones y huelgas. Al mismo tiempo, una propuesta para suavizar la ya estricta ley de aborto se rechazó de inmediato, un desbalance que sigue frustrando a los polacos.

"La iniciativa ciudadana para redactar una ley que suavice la legislación actual, y que recibió las firmas de apoyo de cientos de miles de polacos, fue rechazada de inmediato en la misma sesión", dijo enfurecida Joanna Bronowicka, del partido Razem.

La iniciativa que presentó Ordo Iuris tenía sólo una provisión para el aborto, lo cual quería decir que inclusive en el caso de violación de una adolescente, o si el feto no tiene probabilidades de sobrevivir, se le deberá obligar a dar a luz. En esta versión de la ley, la única oportunidad para que una mujer se pueda practicar el aborto es si ella misma está en peligro de muerte. Sin embargo, quién decida lo que constituye un "peligro directo" y en qué momento es un punto mayor de confrontación.

Los médicos polacos temen que la propuesta podría forzarlos a demostrar que su decisión para practicar un aborto es apropiada. Con ello, los médicos podrían estar dispuestos a dejar morir a una mujer en lugar de enfrentar penas de cárcel, declaró Romuald Dębski, un especialista en obstetricia y ginecología, a medios polacos.

Kaja Filaczynska, una joven doctora polaca que comparte esos sentimientos, dijo al WorldPost que a ella y sus colegas no sólo les enoja la propuesta, sino que también les asusta. Y si bien la iniciativa se rechazó y no es probable que se vuelva a presentar, la derecha sigue insistiendo que haya una prohibición del aborto en el país. Y tanto la propuesta legislativa como el sentimiento de la población general representan problemas para la sociedad polaca.

Así que para muchos polacos, el avance hacia una propuesta de prohibir el aborto es sólo una manera en que este poder injusto se manifiesta en el país. Y están decididos a hacer algo al respecto.

Andrew Peter Eddles, quién participó en las manifestaciones la semana pasada, dijo que había enojo en la multitud pero que se comportaron bien aunque sorprendidos por la enorme cantidad de gente que asistió. "Nos preguntábamos cuántos irían pero nadie podía creer la cantidad de gente", afirmó.

"Era una tarde fría y con vientos y la gente sonreía, se mojaban y su determinación afloraba. Luego, en los cafés, todos vestidos de negro, se sentía un vínculo y todos contaban historias a los extraños de cómo todo eso les emocionó".

Las mujeres aquí son poderosas y no se someten como el gobierno esperaba".Olga Olszewska, 18 años

Olga Olszweska, una residente de Varsovia de 18 años quien participó en las manifestaciones, dijo que la experiencia fue energizante: "Fue muy empoderador", dijo. "Todos esos miles vestidos de negro, cantando, gritando... A decir verdad, no sé cómo expresarlo. Supongo que las mujeres aquí son poderosas y no se someten como el gobierno esperaba".

La semana pasada fue sólo un ejemplo de cómo los polacos ponen manos a la obra, pero no todos salieron tan energizados y optimistas respecto del futuro de Polonia, ni siquiera con la victoria del rechazo a la propuesta.

Como algunas mujeres en Varsovia, que pidieron el anonimato para evitar cualquier acción en su contra, dijeron al WorldPost que sentían que su país regresaba al oscurantismo. Y, sintiéndose totalmente traicionadas por sus líderes, recurren a la única forma de la democracia directa que conocen por ahora: la protesta masiva.

Este artículo fue publicado originalmente en el Huffington Post.

También te puede interesar:

- El Día de la Raza: ¿Quién lo celebra más allá de México?

- Mujeres recuperan sus vidas tras dos brutales años bajo las reglas de EI: 'Ya somos libres'

- ¿Quién atiende la crisis de inmigrantes haitianos en Tijuana?