POLÍTICA

Acoso sexual callejero: un acto que no cuenta

Una campaña en redes sociales surge para darle visibilidad a un mal que parece no existir para las autoridades.

10/10/2016 12:21 PM CDT | Actualizado 10/10/2016 12:55 PM CDT
YouTube

En México, no hay muchas mediciones sobre este acto que no es considerado una violación sexual, ni como un delito. Sin embargo, un estudio del Colegio de México asegura que el 93 por ciento de las mujeres han sufrido miradas lascivas y el 50 por ciento ha sido tocada en la vía pública.

Una encuesta de Parametría asegura que 7 de cada 10 mexicanos ha visto a un hombre acosar física o verbalmente a una mujer en la calle.

En esa misma encuesta el 89% de la población cree que debe denunciarse el acoso físico, y 85% dice que también el verbal, sin embargo, las instituciones han hecho muy poco al respecto: en este país nadie puede ir a la cárcel por acoso sexual callejero.

Una campaña reciente que ha surgido en las redes sociales, hace un llamado a esta causa y pone luz en un tema que poco se ha discutido: el acoso sexual existe y nadie lo castiga. Se ha normalizado hasta en la vida diaria de las mujeres que eligen no vestir falda o blusa para no recibir este tipo de acoso.

La campaña tiene como mensaje central a un cortometraje del que se desprenden otros 5 donde se comentan cifras del acoso sexual callejero que hasta el momento parece ser poco atendido por las autoridades federales y locales.

El cortometraje narra la historia de Natalia, una chica que estudia en el Conservatorio Nacional de Música y para sobrevivir realiza presentaciones donde toca el violín en eventos privados como cenas, convivios, graduaciones, etcétera.

Una tarde Natalia es contratada para realizar una presentación en el poniente de la Ciudad de México, por lo cual se traslada vía Metro y ahí es víctima de un abuso sexual callejero por parte de un hombre de nivel socioeconómico medio- alto que acostumbra a sentirse el "rey de la selva de asfalto".

Durante la realización del material cinematográfico se ven diferentes tipos de acciones que integran el acoso sexual callejero, como lo son miradas lascivas, piropos, acorralamiento, sentimiento de superioridad, tocamiento y amenazas, lo cuales integran la lista de integrantes de este tipo de violencia.

El video continúa durante la presentación, donde Natalia sale a realizar su acto y se encuentra con su acosador, quien reacciona de una forma sorpresiva pero no ocurre algo que pueda poner en peligro la integridad de alguno de los protagonistas.

Por último el acosador entra al cuarto de su hija después del evento y se queda mirando a su hija, momento que se presta para dar el final que más le parezca al espectador; un acosador arrepentido o que el acoso es silencioso y puede empezar desde nuestra propia casa.