INTERNACIONAL

La rana más solitaria del mundo acaba de morir

La rana trepadora de árboles Rabb era la última de su especie y esto representa malas noticias.

05/10/2016 3:56 AM CDT | Actualizado 05/10/2016 4:00 AM CDT
Atlanta Botanical Garden

La rana más solitaria del planeta murió a finales de septiembre pasado, llevándose con ella toda la esperanza de su especie.

Toughie fue una famosa rana trepadora de árboles Rabb y el último miembro de su especie. Tenía una piel café moteada y un extraño croar como el de un pájaro. Era descrito como "guapo", tenía su propia página de Wikipedia y ganó el corazón de pilotos de carreras y de directores de películas.

Las Naciones Unidas proyectaron su fotografía en su sede central en Nueva York en 2014, como parte de la campaña de alerta sobre la sexta extinción masiva, un periodo que los científicos creen está a punto de iniciar.

Toughie fue un "símbolo de la crisis de extinción", dijo la National Geographic el viernes pasado. La rana fue hallada muerta el 26 de septiembre en su casa en el Jardín Botánico de Atlanta, donde vivió desde el 2005.

La extinción de cualquier especie es una tragedia, con una reacción en cadena que afecta no sólo a los ecosistemas frágiles sino también a las comunidades humanas. Y la muerte de Toughie sirve como recordatorio de muchas especies que han sido masacradas "antes de conocer siquiera que existen", dijo Mark Mandica, quien trabajó con el anfibio y cuyo hijo menor bautizó a la rana.

25 hermosas especies mexicanas que están en peligro de extinción

Los científicos no identificaron la especie de Toughie, Ecnomiohyla rabborum ―un tipo de rana conocido por ser un excelente trepador y planeador― hasta 2005. Ese fue el año cuando un grupo de científicos estuvo en Panamá recolectando animales vivos antes de que un mortal hongo quitridio envolviera el área.

"Era como rescatar cosas dentro de una casa en llamas", recordó National Geographic sobre la expedición.

Se cree que la rana Rabb no sobrevivió al hongo invasivo, vinculado al cambio climático y que significó una amenaza seria para la población mundial de anfibios. Sólo en Panama, la enfermedad llevó a la extinción de al menos 30 especies de ranas. Como la rana Rabbs, muchas de las especies perdidas fueron recientemente descubiertas.

"Tenemos una ventana pequeña para aprender sobre ella (la rana Rabb) en su ambiente natural antes de que la enfermedad golpee la única localidad conocida para la rana y otras especies desaparecidas", dijo Mary Pat Matheson, presidenta del Jardín Botánico de Atlanta, al Atlantic Journal-Constitution.

Toughie fue rescatado de Panamá y llevado al jardín botánico, donde vivió en solitario en un complejo con clima controlado llamado la laguna de la rana hasta su muerte.

La otra rana Rabb en cautiverio conocida, también macho, murió en el zoológico de Atlanta en 2012.

Nos encontramos en el inicio de la peor avalancha de extinción de especies desde la desaparición de los dinosaurios 65 millones atrás, de acuerdo con los científicos. La actual tasa de extinción, una de seis especies, podría cumplirse en 2100. El número podría aumentar de 3 en 4 en el siglo que viene.

Existen historias de sobrevivientes inusuales en medio de esta crisis. Un extraño venado, que se creía localmente desaparecido en Afganistán, se descubrió que ha vivido en medio de décadas de guerra, por ejemplo. En Reino Unido, un árbol de olmo que se creía desaparecido fue descubierto "escondido" en un jardín en la residencia oficial escocesa de la reina Isabel.

Pero estas historias de esperanza contrastan con aquellas de pérdidas. Sólo esta semana se supo que el abejorro está en camino a la extinción. La tortuga estrellada, originaria de Madagascar, estará en la Tierra por dos años más, dicen los científicos.

La muerte de Toughie también nos recuerda que muchas especies de rana están en peligro. Los anfibios son una de las clases de animales más expuestos en el planeta (junto con los reptiles, los anfibios se extinguirán a una velocidad de 10,000 veces más que cualquier otro organismo), de acuerdo con un estudio de 2015.

Las ranas son particularmente vulnerables a la extinción. El autor del estudio, John Alroy de la Universidad Macquarie en Australia, concluyó que más del 3% de todas las especies de ranas han desaparecido desde la década de 1970.

"Miles más se perderán en el siguiente siglo", se menciona en el estudio.

Con la propagación del hongo quitridio, los científicos han apuntado al cambio climático como un factor crucial en la disminución de la población de ranas. De sangre fría con una piel extremadamante delgada, los anfibios son particularmente sensibles a los cambios de temperatura, humedad o la calidad de agua y aire. El cambio climático también ha sido asociado al incremento de enfermedades mortales infecciosas que han impactado en la población mundial de ranas.

"El calentamiento global es destructivo para los anfibios", advirtió el ecologista J. Alan Pounds en 2006, "y causará impactantes pérdidas de biodiversidad si no hacemos algo rápido".