INTERNACIONAL

El ejército de EU dio el sí a la cirugía de cambio de sexo a esta reclusa

"Esto sentará un precedente para las miles de personas trans que vendrán detrás de mí": Chelsea Manning.

05/10/2016 5:20 PM CDT | Actualizado 05/10/2016 7:20 PM CDT
chelseamanning.org
Chelsea fue diagnosticada con disforia de género en 2010 y en el otoño de 2013 anunció que iba a buscar tratamiento en la cárcel.

El tratamiento médico relacionado con la disforia de género* de Chelsea Manning finalmente fue aprobado por el Ejército de Estados Unidos. La reclusa, una mujer transgénero que cumple con su condena en una prisión de hombres a la que entró como Bradley Manning, se dijo tranquila con esta decisión.

"Estoy infinitamente aliviada de que el ejército esté haciendo lo correcto. Y los aplaudo por eso. Esto es todo lo que quería, que me dejen ser yo", dijo la exsoldado acusada de filtrar documentos del Pentágono a Wikileaks.

En julio de 2013, el soldado Bradley Manning, que se desempeñaba como analista de inteligencia, fue condenado a 35 años de cárcel tras haber sido acusado de filtrar documentos clasificados de EU. Se le encontró culpable de 20 delitos y fue expulsado del Ejército por deshonor.

En ese momento tenía 25 años y ya había permanecido en prisión preventiva durante tres años y medio, tiempo en que estuvo en espera de juicio.

Tomada de internet.

Al mes siguiente (agosto) Manning anunció que deseaba vivir como mujer. El comunicado leído en un programa de TV de la cadena NBC decía: "Soy Chelsea Manning. Soy mujer. En vista de la forma en la que me siento y me he sentido desde mi niñez, quiero iniciar una terapia hormonal lo más pronto posible. Espero que me apoyen en esta transición".

Tras tres años en la prisión de Fort Leavenworth de Kansas (en la que se encuentran prisioneros militares), un intento de suicidio y una huelga de hambre (en la que Chelsea exigió, entre otras cosas, ser tratada según sus necesidades médicas y con los cuidados recomendados por su disforia de género), el gobierno reconoció sus obligaciones constitucionales con esta mujer transgénero.

El tratamiento de la reclusa iniciará con la cirugía, que fue recomendada por su psicólogo desde abril. Esta determinación asegura que el innecesario sufrimiento de Chelsea por fin terminará.

Espero que esto siente un precedente para las miles de personas trans que vendrán tras de mí, esperando a que se les dé el tratamiento que necesitan".Chelsea Manning.

La abogada del American Civil Liberties Union (ACLU), Caza Strangio, señaló, sin embargo, que "es preocupante que el gobierno insista en que van a hacer cumplir las normas de longitud de corte masculino con ella y a someterla a una junta disciplinaria en relación con los cargos administrativos relacionados con su intento de suicidio de julio, que tuvo como reacción a la negativa del gobierno de tratar de manera adecuada su disforia de género".

Aunque desde abril de 2014 a Chelsea se le concedió el cambio legal de nombre, la abogada Strangio señaló que continúan en espera de que se le permita el mismo largo de pelo de los presos militares femeninos y que se retiren todos los cargos relacionados con su intento de suicidio.

El tratamiento médico apropiado para la disforia de género de Manning incluye terapia hormonal, acceso a la atención de un proveedor médico calificado y el permiso para seguir las normas de aseo del personal femenino, incluida la relacionada con la longitud del cabello.

De acuerdo con la ACLU hasta ahora ninguna persona transexual ha recibido tratamiento quirúrgico en la cárcel, a pesar de las recomendaciones médicas existentes en las prisiones de todo el país.

*La disforia de género se manifiesta de diversas formas, incluyendo fuertes deseos de ser tratado como una persona del otro género o con una fuerte convicción de que tiene sentimientos y reacciones típicos del otro género.

También te puede interesar:

- ¿Qué tanto te quieres? El amor propio como arma de empoderamiento trans

- ¡Yo también quiero un mundo en el que quepan todas las familias!

- Cuatro años después, así es la realidad de una cantante trans de punk